Para no tener las defensas bajas, es imprescindible seguir un hábito de vida saludable:

  • Una dieta equilibrada
  • Dormir las horas de sueño suficientes
  • Beber unos 2 litros de agua al día
  • Tomar proteínas
  • Mantener una actitud positiva
  • Cuidar el peso

De esta forma eliminaremos toxinas, aportaremos toda la hidratación y vitaminas necesarias al organismo. Y lo más importante, evitaremos caer enfermos.

Entremos en materia…

Es muy importante tener en cuenta los cambios de estación. No todos los cuerpos se adaptan con la misma facilidad a esos cambios, y a muchas personas les afecta incluso a su estado anímico. Deberás estar preparado física y psicológicamente para hacer frente a la estación que entra.

¿Quieres saber cómo mejorar las defensas? Aquí tienes 6 consejos con los que te mantendrás siempre arriba.

1. Cuida tu alimentación

Para crear anticuerpos es necesario ingerir calorías. Cuando perdemos peso, es muy común tener las defensas bajas, por eso tenemos que ingerir alimentos para mejorar las defensas y que nos aporten energía*. Una alimentación completa y variada nos dará el aporte calórico que el cuerpo necesita.

*Alimentos para mejorar las defensas: frutas, minerales, miel, ajo cebolla, yogurt, alimentos rojos, hongos y setas, zanahoria, remolacha, rábano, nabo, frutos secos, semillas y legumbres.

Nuestro cuerpo debería ser capaz de defenderse por sí mismo, sin necesidad de consumir medicamentos o suplementos alimenticios, pero esto no es siempre posible. Por suerte existen productos naturales muy efectivos, elaborados con jalea real, que nos darán el empujoncito que nuestro cuerpo necesita.

2. Duerme 8 horas al día

Para coger fuerzas hay que descansar. Tan sencillo como esto. Si a lo largo del día no levantas cabeza, te sientes agotado, irritable y ves que los de tu alrededor no están igual, tal vez es porque… ¡Necesitas descansar!

Si a menudo sueles tirar de café, té o estimulantes, es posible que estés saboteando a tu sistema inmunológico, ya que este tipo de bebidas afectan al sueño.

Según investigaciones irlandesas: “tomar 4 tazas de café al día son suficientes para trastornar al sistema inmunológico”.

3. Toma proteínas

La glutamina se obtiene a través de la proteína y es el ingrediente principal para alimentar a las células inmunitarias. Cuando no se consumen, nuestro cuerpo las “roba” del músculo esquelético; especialmente cuando hacemos deporte o trabajos físicos. En estos casos no estaríamos perdiendo grasa, sino músculo.

Comiendo proteínas conseguirás mejorar las defensas inmunológicas y alimentar tus músculos.

4. Bebe, bebe y bebe (2 litros de agua al día)

Para trabajar con eficacia, debemos tener reservas de agua; por eso cuando enfermamos, aún debemos de beber más agua. Los fluidos llevan los nutrientes al lugar de la enfermedad y arrastran las toxinas para su eliminación.

Cuando el color de la primera orina de la mañana es demasiado amarilla, significa que debes beber más agua.

5. Di adiós a estrés en tu vida

Está demostrado que personas que sufren de estrés, negatividad, ansiedad, depresión o aislamiento, son los más propensos a contraer cualquier enfermedad. Aunque sólo debería repercutir a nivel emocional, lo cierto es que esto nos hace más sensibles a padecer infecciones y hasta enfermedades de tipo autoinmune. A veces provocadas por el propio organismo: como es la psoriasis, artritis reumatoide, etc

6. Ojo con la obesidad

El sobrepeso y la obesidad se consideran factores de riesgo. El funcionamiento de la insulina se ve afectado por los kilos de más. ¡Cuidado! Esta hormona se encarga de dar energía a las células para que no decaigan.

Recuerda no abusar de las grasas, fritos o azúcares. Si tienes mucho apetito, puedes tomar hasta 5 piezas de fruta o verdura (durante la jornada).

Remedios naturales para subir las defensas

Vale, y ahora ¿qué más puedo hacer para mejorar mis defensas?

Además de seguir los consejos ya mencionados, este tipo de plantas que nombramos a continuación, pueden ser de gran ayuda. Sobre todo, para adaptarnos a los cambios de tiempo y clima de una mejor manera.

Uña de gato: es muy rica en alcaloides. Esta sustancia estimula los glóbulos blancos a destruir los elementos extraños. Ideal para aumentar las defensas.

Equinácea: es un antibiótico natural, al igual que el ajo. Frena las bacterias, virus y hongos. Gracias al ácido cafeico y chicórico, eleva la producción de glóbulos blancos.

Eucalipto: es un antiséptico natural, ideal para el sistema respiratorio. Se puede inhalar o ingerir. Funciona como expectorante, descongestivo y además calma la tos.

Llantén: posee propiedades emolientes, antitusígenas y expectorantes. También sirve para acabar con la tos. Descubre más sobre el llantén, aquí.

Ya tienes todas las claves para saber cómo subir las defensas. Introdúcelas en tus hábitos de vida y trata de hacer deporte (al menos 30 minutitos al día). ¡Verás cómo te sentirás más sano, fuerte y feliz!

Share.

About Author

Directora de marketing y Graduada en Publicidad y RRPP. Concienciada con la tierra y la salud. Está al día en remedios naturales, hábitos de vida saludables y el bienestar.

Leave A Reply