¿Conoces las propiedades del Té Blanco? El té blanco es considerado como el antioxidante más potente de la Naturaleza y también retrasa la aparición de arrugas. ¡Descúbrelo todo sobre esta planta curativa!

Aquí podrás ver varios productos con Té Blanco y consultar las opiniones de otras personas que ya lo han probado antes que tú.

Principios activos

  • El té blanco es muy rico en polifenoles, especialmente catequinas, hasta 3 veces más que en cualquier otra variedad de té, lo que lo convierte en uno de los antioxidantes más potentes de la naturaleza.
  • Otra ventaja con respecto a otras variedades de té es que contiene la mitad de teína que éstos.
  • También es inferior su contenido en taninos (lo cual hace que su sabor sea más suave y menos astringente).
  • Además, contiene aminoácidos, especialmente teanina, minerales (calcio, magnesio, potasio, selenio, flúor) y vitaminas C y E.

Propiedades

Uso interno

El té blanco es antioxidante, tónico, inmunoestimulante, depurativo, diurético, hipoglucemiante, hipocolesterolemiante y cardioprotector.

Uso externo

Por vía tópica, también actúa como antioxidante, además de como antiinflamatorio.

Indicaciones

Además de sus beneficios sobre la salud, el té blanco está considerado un elixir de belleza y juventud, por sus propiedades antiaging y adelgazantes.

Uso interno

  • El té blanco prácticamente no contiene teína, por lo que aporta el efecto tónico de la planta, pero sin la excitación propia de la teína.
  • Por su contenido en teanina, un aminoácido que aumenta el estado de alerta y que, a su vez, tiene un efecto calmante sobre la mente, permite elevar el ánimo y combatir el estrés y la ansiedad.
  • También favorece la concentración y la memoria.
  • Es ideal para depurar y desintoxicar el organismo, ya que ayuda a eliminar las toxinas y grasas. Por su poder antioxidante, protege frente a los radicales libres, retrasando el proceso de envejecimiento. Previene y combate los signos de oxidación celular, como arrugas, manchas en la piel o cataratas.
  • Acelera el metabolismo, contribuyendo a quemar calorías más rápido, lo que lo hace muy apropiado para dietas de adelgazamiento. Además, mejora la digestión.
  • Equilibra los niveles de insulina, por lo que es beneficioso para los diabéticos.
  • Las catequinas, un grupo de polifenoles antioxidantes encontrados en abundancia en el té blanco, reducen el colesterol y los triglicéridos, la presión sanguínea, la arterioesclerosis y mejoran las funciones de venas y arterias, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares (angina de pecho, infartos).
  • Los antioxidantes presentes en el té blanco ayudan a fortalecer el sistema inmunitario, previniendo las infecciones y el cáncer.

Un estudio de 1984 de la Pace University reveló que el extracto de té blanco ayuda a ralentizar el crecimiento de virus y bacterias, reduciendo la incidencia en infecciones provocadas por estafilococos, streptococos, diversos hongos e incluso la placa dental.

Uso externo

Estimula la producción de elastina y colágeno, proporcionando elasticidad y firmeza a la piel, por lo que combate las arrugas y la flaccidez. También aporta luminosidad al rostro. Alivia problemas dérmicos y capilares, como el eczema, la dermatitis seborreica o la caspa. Por su contenido en flúor, previene y combate la caries.

Forma de administración

Uso interno

El té blanco, como cualquier té, se toma en infusión. Para conservar sus nutrientes, no se debe llevar a ebullición. No tiene sabor amargo ni resulta astringente como los otros tés. Su aroma y sabor es suave, agradable y afrutado. También se comercializa en cápsulas.

Uso externo

Se puede aplicar la infusión de té blanco como tónico facial, en lavados capilares y en enjuagues bucales, así como en compresas para problemas dérmicos.

hierba té blanco

Precauciones

  • Es una planta muy segura tomada con moderación.
  • Aunque tiene poca teína, la posee en su composición, por lo que lo deben evitar las personas muy nerviosas.

Contraindicaciones

  • No presenta contraindicaciones, pero se recomienda no tomarlo durante el embarazo y la lactancia, por precaución.

Diferentes nombres

También es conocido como agujas de plata, ya que este té se obtiene de las hojas justo antes de que comiencen a brotar, y en ese momento están cubiertas de un vello blanco plateado. También, té del Emperador. Procede del árbol del té, cuyo nombre científico es camelia sinensis.

Tipo de planta

  • El té es un arbusto o árbol pequeño perenne de hasta 9 metros, de la familia de las teáceas.
  • Sus hojas son grandes y serradas en los bordes.
  • Sus flores son de color blanco amarillento.
  • Para obtener el té blanco, no se recolectan las hojas enteras (como en los otros tipos de té) sino los brotes (las hojas justo cuando comienzan a brotar). Allí es donde se concentra toda la “energía” de la planta. Al recogerse antes de que las hojas abran los brotes tienen todos los nutrientes intactos y no se manipulan ni procesan, simplemente se dejan secar al sol y al aire.
  • Una de las variedades más conocidas es el Pai Mu Tan.

Origen e historia

  • El té blanco, como cualquier té, es originario de China.
  • Es la variedad de té menos procesado y también la más costosa debido a que solo se recolectan los brotes más jóvenes y durante unos pocos días en primavera. Además, son necesarios más de 90.000 brotes para obtener 250 gr. de té blanco.
  • La calidad del té blanco se mide por la cantidad de yemas que contiene, ya que algunos pueden tener también ramas y hojas mezcladas.
  • En la Antigüedad, era considerado un auténtico elixir y su uso estaba exclusivamente reservado a los emperadores. De hecho, su consumo fuera del círculo imperial estaba castigado con pena de muerte.
  • Actualmente, está considerada una de las bebidas antioxidantes más famosas, consumida por muchas celebrities.

Hábitat

El té blanco se cultiva y se produce casi exclusivamente en las altas montañas de la provincia de Fujian (China). Requiere de climas especiales, húmedos y cálidos para su correcto desarrollo, condiciones que reúnen las montañas de Fujian.

¿Sabías qué?

  • Según la leyenda, Shen Nung (un emperador chino del siglo III a.C.) mientras estaba sentado bajo un árbol del té calentando agua en una olla para beberla, cayeron unas hojas en ella. Al beber el líquido, le gustó su sabor agradable y se sintió con más energía. Así se inició la tradición de tomar té.
  • La leyenda también dice que el té blanco confiere la inmortalidad. El extracto de té blanco se emplea en muchos cosméticos antiaging, por sus potentes propiedades antioxidantes.

¡Esperamos que te haya gustado saber más sobre las propiedades del Té Blanco!

¿Quieres conocer otras plantas? ¡Descúbrelas aquí!

Share.

About Author

Diplomada en Naturopatía, Dietética y nutrición, Cosmética natural, Iridología, Reflexología y Acupuntura coreana

Leave A Reply