Es temporada de acelgas. Se cultivan en noviembre y se pueden encontrar frescas de octubre hasta la primavera.

Los primeros informes que se tienen de esta hortaliza, la ubican en toda la región del Mediterráneo y en las Islas Canarias, y hasta Aristóteles hizo mención de la acelga en el siglo IV a.C.

Como no, vamos a empezar la temporada de las acelgas con una receta y así aprovechar el tamaño gigante de sus hojas.

Ingredientes 4 raciones

Para la salsa:

  • 100 gr Anacardos (activados)
  • 70 gr Agua filtrada
  • 20 gr zumo de limón
  • 2 gr Sal del Himalaya
  • 6 gr ajo
  • 6 Ramitas de menta (solo hojas)

Para decorar:

  • Rúcula
  • Germinado de Remolacha
  • Ralladura de limón
  • Hojas de menta

Elaboración

  1. Corta la cebolla en brunoise y sofríela con una cucharada de aceite de coco durante 2 o 3 minutos. Añade el arroz enjuagado y escurrido dándole un par de vueltas, finalmente agrega el agua y deja hervir durante 20-30 minutos. Reserva.
  2. Pon abundante agua a hervir mientras preparas las hojas de acelga. Corta por la mitad la hoja de la acelga retirando el tallo grueso del centro y escalda la hoja durante unos 3 segundos. Retira y reserva en una bandeja (obtendrás 8 mitades de hoja de acelga). Suelen ser bastante grandes, aproximadamente más de la mitad de una hoja de alga nori. Reserva.
  3. Corta en cuadraditos de medio centímetro el pimiento verde, la cebolla y el tallo de la acelga que has retirado de la hoja y sofríelo en un par de cucharadas de aceite de coco. Añade un pizca de sal, pimienta negra molida y ½ cucharadita de cúrcuma en polvo y déjalo durante 4-5 minutos. Reserva.
  4. Para la salsa: introduce todos los ingredientes en una batidora y tritura hasta conseguir una salsa homogénea. Reserva en la nevera.
  5. Para montar el rollito de acelga: en media hoja de acelga, poner en el centro un par de cucharadas de arroz cocinado (dejando a cada lado unos centímetros para poder envolver) y por encima un par de cucharadas de pimiento verde con cebolla, bastantes hojas de rúcula, germinado de remolacha y enrollar. Dobla los laterales hacia el centro, la parte de abajo hacia arriba y con los dedos presiona el rollito envolviéndolo hacia arriba.
  6. Hidrata la sartén con un poco de aceite de coco y coloca los rollitos de acelga. Con unos minutos a fuego medio dando vuelta y vuelta, ya será suficiente para calentarlos un poco.
  7. Sirve los rollitos calientes con un poco de salsa por encima, unas hojas de rúcula, germinado de remolacha y ralladura de limón. Corta las hojas de menta en juliana muy fina para esparcir por encima del rollito y por todo el plato.

Aprende un poquito más

  • Las acelgas de producción ecológica están libres de tóxicos perjudiciales, es por ello que gracias a esta forma de cultivo, se pueden aprovechar al máximo la gran variedad de nutrientes que aportan. Estos favorecen a la piel, cabello y vista. Cabe destacar también, la cantidad de hierro, fibra y ácido fólico (o vitamina B9), un nutriente esencial y perfecto para el buen funcionamiento del organismo. Asimismo, participa en la formación de los glóbulos rojos y en las actividades del sistema nervioso central. En el caso contrario, unos bajos niveles de este nutriente puede ocasionar trastornos en la salud, como la pérdida anormal de cabello, envejecimiento prematuro, resequedad o retraso en el crecimiento del cabello.

 

Share.

About Author

Técnico Superior en Dietética