El pelo reseco tiende a encresparse por un déficit de humedad y de grasa. Lo que sucede es que la capa exterior de la cutícula se vuelve más porosa y permite que la humedad penetre y que el pelo vaya cogiendo volumen, pero con un aspecto áspero nada atractivo. Por esto en verano o en climas húmedos el problema se agrava en personas con tendencia al temido encrespamiento o el efecto frizz.

¿Qué podemos hacer para evitarlo? Mantener una buena salud capilar desde la raíz hasta las puntas aportando hidratación y nutrición a nuestro pelo. Hay que cuidar todo el proceso: el champú, el cepillado, el secado, la importancia de las mascarillas, la frecuencia de lavado, etc. ¡Vamos allá!

Mima tu pelo

El pelo seco requiere un cuidado especial que detallamos paso a paso:

  1. En primer lugar, hay que escoger un champú hidratante y nutritivo lo más natural posible sin sulfatos, alcohol ni otros componente químicos que resequen más el pelo. Lo podemos acompañar de un acondicionador y mascarilla de la misma línea para completar tu rutina y conseguir mayores resultados.
  2. Es importante acabar el último aclarado con agua fría para sellar el folículo capilar e impedir que penetre la humedad externa.
  3. Al salir de la ducha nos cubriremos el pelo, pero no lo frotaremos con la toalla, sino que pasados unos minutos lo dejaremos secar de manera natural para evitar el efecto frizz.
  4. Para cepillarlo recomendamos los peines de cerdas naturales o de dientes anchos si tienes el pelo rizado. Siempre evitaremos las púas metálicas porque dañan y quiebran el cabello. Además, aportan electricidad estática a la melena dejándola erizada.
  5. Cuidado con los secadores y planchas porque resecan mucho el pelo. Si tienes el pelo rizado es mejor secarlo con un difusor que reparte el calor. Si usas plancha mirar que no supere los 185º. Las temperaturas altas provocan sequedad y agravan el problema del encrespamiento. Igual nos ocurre en verano cuando se nos reseca demasiado el pelo por el sol y el agua del mar o piscinas.
  6. No te toques el pelo: nos gusta acariciarlo, moverlo de un lado a otro, pero lo único que conseguimos es ensuciarlo y que vaya cogiendo volumen innecesario.
  7. No lo laves en exceso: si ya tienes el pelo seco y lo lavas con demasiada frecuencia todavía empeoras el problema porque en cada lavado pierde su grasa natural y se encrespará todavía más. Basta cada dos o tres días.

Remedios caseros antiencrespamiento

¿Sigues prácticamente todos estos consejos y aún así tienes el pelo encrespado? Entonces es la hora de tomar medidas e ir un paso más allá. Hay múltiples remedios que puedes preparar en casa con ingredientes naturales como aceites, fruta o miel. Te revelamos nuestros preparados caseros favoritos:

Aceites

Los aceites más recomendables para el pelo son el de argán, de coco o de oliva. El aceite de argán es muy efectivo y además muy sencillo de usar a modo de serum capilar: aplicar unas gotas sobre las palmas de la mano y repartirlo de medias a puntas con el cabello húmedo para evitar el frizz o también ya cuando este seco para controlar el encrespamiento.

Con el aceite de coco y el de aceite de oliva puedes preparar una mascarilla muy nutritiva: mezcla dos cucharadas de cada aceite y aplícala sobre el cabello húmedo durante 30 minutos. Si tienes la melena muy larga quizás necesitas más cantidad de aceite. Después aclárate con agua y lava el pelo con tu champú hidratante.

Mascarilla de aguacate y plátano 

Las frutas estrella antifriiz. El aguacate aporta ácidos grasos que nutrirán el pelo y el plátano antioxidantes y micronutrientes. Sólo tienes que machacarlos y aplicarte la mascarilla sobre el cabello húmedo. Pasados 30 minutos lo lavas de manera habitual.

Enjuague de miel

La miel es un gran humectante que es capaz de retener las moléculas de agua. Para beneficiarte de sus propiedades y tener un pelo más sedoso, hidratado y brillante sólo tienes que mezclar una cucharada de miel en un litro de agua y verter la mezcla sobre el pelo recién lavado.

Vinagre de manzana

Lo puedes usar al final del lavado. Tiene efecto suavizante, aporta brillo y aplana las cutículas evitando el encrespamiento.

Leche de coco

Calienta medio vaso de leche de coco ecológica. Cuando esté tibia la aplicas de la raíz a las puntas con un ligero masaje para que penetre bien en todo el pelo. Cubrirlo con gorro de ducha y dejar actuar una hora. Después ya la puedes retirar con agua y lavarte el pelo. La leche de coco es rica en vitaminas, minerales, proteínas y ácidos grasos que aportan hidratación, suavizan la melena, facilitan el peinado y evitan el encrespamiento.

Aloe vera y aceite de coco

Este remedio es un poco más especial porque tienes que tener una planta de aloe vera ya en edad adulta o bien hacerte con un acondicionador de aloe vera puro. Corta dos hojas de aloe y extrae la pulpa. Después agrega 3 cucharadas soperas de aceite de coco. Aplica la mascarilla sobre el cabello y déjala actuar unos 30 minutos con un gorro de ducha para que penetre bien. Aclárate con abundante agua y lávalo de manera habitual. El aloe aporta agua y el aceite de coco ácidos grasos, la mezcla perfecta para hidratar y nutrir nuestra melena.

Sigue los consejos de cuidado básico del pelo y escoge algunos remedios caseros especiales para evitar el encrespamiento y a lucir pelazo.

Share.

About Author

Licenciada en Periodismo, especializada en nutrición y salud natural. Dietista con perspectiva integrativa.

Leave A Reply