De los numerosos procedimientos que tenemos a nuestro alcance hoy en día para intentar aliviar el estrés o distrés, a través de una forma saludable, existen dos que son de interés especial y es a los que haremos referencia; obviando los efectos secundarios frente a los esperados beneficios inmediatos como son las benzodiacepinas, entre otros. Hablaremos entonces de los aceites Omega 3 y la Rodiola.

Nuestro sistema social actual nos expone a unos niveles de tensión nerviosa que superan los mecanismos propios de cada individuo; dando origen y siendo la consecuencia de una serie de alteraciones que hacen que tengamos sentimientos de infelicidad.

Un estudio reciente hace referencia a que el 42% de los españoles situados en la franja de entre los 18 y 65 años, sufre con frecuencia de estrés (siendo las mujeres quiénes más lo padecen).

El estrés no es una patología en sí, ya que obedece a un mecanismo de adaptación y de supervivencia ofreciendo una respuesta ante una amenaza. Cuando el estrés se prolonga en el tiempo, siempre va a ocasionar complicaciones tanto a nivel físico como psicológico de cierta gravedad.

Diferencia entre estrés y ansiedad

¿En que se diferencia el estrés de la ansiedad? El estrés es un sentimiento de tensión relacionado con una situación presente y la ansiedad es la sensación de un miedo sobre una situación aparente.

Y esto es importante porque nos permite valorar varios tipos de estrés:

  1. Eustrés: cuando nos predispone para la resolución de los problemas y a la estabilidad emocional.
  2. Zona de alerta: el estrés deja de actuar a nuestro favor.
  3. Distrés: cuando se presenta una incapacidad para la resolución y adaptación al problema. En este nivel estamos sometidos a manifestar o tener sufrimiento.

Cómo combatir el estrés

Grasa Omega 3
  • Estructuralmente las grasas constituyen (y están representadas en el cerebro) entre el 50% y el 60% del total, siendo este el órgano más graso de nuestro organismo.
  • Sabemos que el cerebro precisa para su correcto funcionamiento la ingesta de ácidos grasos y entre ellos valoramos los Omega 3.
  • Los Omega 3 constituyen parte de la estructura de nuestras neuronas.
  • La mayoría de los estudios realizados presentan una conclusión unánime sobre la acción positiva en la salud y en concreto sobre el estrés:

Se ha observado en un estudio que unos pacientes psiquiátricos valorados en relación a un grupo control*, presentaron en sus hematíes (glóbulos rojos) un grosor menor en sus membranas celulares. Así mismo, en la valoración a través de unos test psicológicos se han podido comprobar reducciones del 20% en los niveles de ansiedad, en comparación con el grupo control, tras la ingesta de suplementos de omega 3. La dosis del suplemento utilizado en los ensayos fue de unas 4 veces la cantidad de aceite de pescado que se obtendría de una porción diaria de salmón.

  • Se ha visto que el Omega 3 DHA (docosahexaenoico) influye en la capacidades de aprendizaje y en la disminución del estrés. Así como la reducción del comportamiento agresivo y antisocial.
  • Por otro lado otros estudios relacionados con el ácidos graso omega 3 EPA se ha podido comprobar que influyen más en aquellos estados de ánimo asociados a depresión, por su capacidad de activar la secreción de melatonina.
Rodiola (Rhodiola Rosea)
  • También llamada raíz de oro, sus raíces hacen olor a rosas al ser cortadas.
  • Es una planta adaptógena: se define como aquella sustancia que ayuda a la adaptación ante situaciones de estrés.
  • La Rodiola ha sido objeto de multitud de investigaciones científicas en cuanto a sus propiedades terapéuticas antidepresivas y antiestrés.
  • En todos los estudios realizados se ha valorado la buena tolerancia que presenta y su favorable perfil de seguridad.
  • Esta planta presenta una gran complejidad en sus mecanismos de acción. Se ha observado que no actúa de forma directa sino a través de reacciones de tipo biológico, neurológico, bioquímico, inmunológico, etc

En función de los datos recogidos por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), ésta recomienda para los adultos una dosis diaria entre los 144 – 400 mg de Rodiola (administrada por vía oral). 

  • Su capacidad de acción se centra en la modulación de los niveles de cortisol, hormona que se libera ante las situaciones de estrés.
  • A través de las rosavinas, que pertenecen al grupo de los fenilpropanoides, se ha observado que estos activos biológicos reducen los estados de fatiga tanto mental como físico. Esto debido a su capacidad de mejorar el transporte de oxigeno.
  • Se sabe que el padecimiento de un estrés prolongado conlleva a manifestaciones depresivas. La Rodiola mejora estos síntomas debido a la inhibición de las monoaminooxidasas A y B (enzimas que son capaces de la degradación de los neurotransmisores como la serotonina y la adrenalina).
  • Nos encontramos ante dos alternativas que se pueden combinar para el tratamiento concreto del estrés. También podemos concluir que la mejor forma de tratamiento siempre es la prevención, y estos tratamientos cumplen muy bien estas expectativas.

Con estos tratamientos vas a encontrar mejoría en:

  1. Prevención del agotamiento
  2. Aumento de la energía y vitalidad
  3. Mejora de la atención y concentración
  4. Mejorar el estado de ánimo
  5. Mejor tolerancia y dominio ante situaciones de distrés

*Un grupo de control es una parte vital de un experimento científico controlado para evitar que las apariencias lleven a conclusiones erróneas.

Share.

About Author

Licenciado en Psicología y Medicina. Diplomado en Homeopatia y Homotoxicologia, acupuntura, auriculomedicina, medicina biológica y Nutrición.

Leave A Reply