Esta receta está inspirada en la “chorba” turca, una riquísima sopa de lentejas que he transformado en una rica crema, al final de la receta te explico también la receta original que es una delicia!

La lenteja roja, a diferencia de las variedades verdes con las que estamos más familiarizados, no tiene piel y esto la convierte en una lenteja especialmente fácil de digerir y rápida de cocinar. Por eso es ideal para elaborar recetas cuando no contamos con mucho tiempo y no queremos renunciar a comer sano. Destacamos su valor proteico por ser una legumbre. La proteína vegetal resulta muy beneficiosa para nuestra salud, pues nos permite, al combinarla de forma adecuada, obtener todos los aminoácidos sin que nuestro cuerpo se acidifique. Además las lentejas rojas son una fuente de minerales y vitaminas del grupo B.

Ingredientes:

Elaboración

  1. Hacemos un sofrito con la cebolla y las zanahorias. Cortamos la cebolla y la zanahoria a tiras. Ponemos tres cucharadas soperas de aceite de oliva a calentar en una olla y cuando el aceite esté caliente añadimos las verduras. Sofreímos a fuego alto la cebolla y la zanahoria hasta que se doren, una vez doradas agregamos un pellizco de sal y bajamos el fuego, por último agregamos una pizca de pimentón de la vera y dejamos que se cocinen dos minutitos más.
  2. Todavía con el fuego bajo agregamos las lentejas y después el agua, de forma que queden totalmente cubiertas. Subimos el fuego para que empiece a hervir.
  3. Hervimos durante aproximadamente 15 minutos.  Una vez rompa a hervir bajamos a fuego medio y dejamos cocer entre 10 y 25 minutos (depende de la intensidad del fuego). Pasado este tiempo, comprobamos que las lentejas están cocidas y que no hay agua cubriendo los ingredientes.
  4. Agregamos una pizca de comino y probamos, puede que tengas que añadir un poquito más de sal. Tritura.
  5. Servimos en en un bol. Añadimos las semillas de calabaza y el sésamo. Limón al gusto.

Aprende un poquito más…

  • Podemos agregar un trocito del tamaño de un sello de alga kombu al añadir el agua a esta sopa, esto le dará un aporte extra de minerales y facilitará la digestión de la legumbre.
  • El sofrito de la receta original se elabora con concentrado de tomate y la cocción se elabora con mayor cantidad de agua, pruébala!
  • Esta sopa es un primer plato. Sería ideal que el plato principal tuviese una buena cantidad de cereales, para que tu cuerpo forme de manera adecuada las proteínas que necesitas.

* Receta vegana y sin gluten.

 

Share.

About Author

Nutricionista y Coach Nutricional especializada en Macrobiótica

2 comentarios

Leave A Reply