La alimentación puede tener un papel muy importante para la memoria. Algunos problemas de memoria pueden ser debidos a la falta de componentes que ayudan a que las neuronas realicen sus funciones correctamente. Por ello, es fundamental que tengamos en cuenta los alimentos que la mejoran y esta receta agrupa los nutrientes que benefician el rendimiento intelectual y la memoria. Los nutrientes que contienen los anacardos son ácidos grasos esenciales, vitaminas del grupo B, antioxidantes, triptófano, magnesio y fósforo. Combinados con la vitamina C del limón y la colina de la levadura nutricional, conseguimos en una misma receta un gran beneficio para el intelecto.

Ingredientes para 2 ó 4 raciones:

Elaboración

  1. Poner en remojo los anacardos. Se dejan en remojo durante 8 horas o toda la noche.
  2. Escurrir, tirar el agua de remojo y enjuagar bien los anacardos, triturar los anacardos con 70 ml de agua y añadir el contenido de la cápsula de probiótico. Mezclar bien e introducir la masa en una bolsa de leche vegetal o en un trozo de tela de algodón natural para extraer el contenido de agua que sobra.
  3. Dejar fermentar durante 2 días sobre un colador y con peso encima para seguir extrayendo el agua sobrante. Se guarda en un armario a temperatura ambiente.
  4. Sacar la masa de la tela. Al producirse la fermentación, el olor de la masa recuerda a levadura fresca, es un olor muy agradable. Se condimenta la masa con la levadura, las gotas de limón (busca el equilibrio de la acidez) y sal al gusto. Amasa bien para que los ingredientes se mezclen bien.
  5. El queso se reboza en especias. Primero se moldea la masa de anacardos con la forma de queso que más te guste, en forma de rulo o en porciones redondas y se reboza en las especias. La conservación puede durar de una o dos semanas en la nevera ya que la fermentación es una técnica de conservación.

Aprende un poquito más…

  • Los probióticos son microorganismos vivos que viven en nuestro organismo formando parte de la flora intestinal y ayudando a nuestro cuerpo a defenderse y a mejorar el sistema inmunológico. Si los añadimos a la dieta a través de los alimentos en cantidades adecuadas, pueden promover beneficios en la salud. Los biotipos bacterianos, como Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus paracasei, Lactobacillus plantarum, Bifidobacterium lactis y Propionibacterium freudenreichii, son los que determinan la elección de un buen probiótico. Los más comunes son Lactobacillus y Bifidobacterium que se encuentran sobre todo en los productos lácteos fermentados como yogures y quesos.
  • Los alimentos con probióticos que se recomiendan agregar a la dieta habitualmente son yogur, kefir, chucrut, chocolate negro, microalgas (espirulina y chorella), sopa miso, pepinillos encurtidos, tempeh, kimchi y té Kombucha.

* Receta crudivegana.

Share.

About Author

Técnico Superior en Dietética

Leave A Reply