Las mujeres en edad fértil pueden sufrir alteraciones en su menstruación como las reglas abundantes, un síntoma que algo no va bien. Además, pueden derivar en otros problemas como la falta de hierro o la anemia.

La menorragia o menstruación abundante se puede dar por una cantidad excesiva de sangrado durante el periodo o que la cantidad sea normal, pero dure más de una semana. Se considera sangrado abundante cuando hay una pérdida mayor a 80 ml; esto supone cambiarse cada hora.

Causas de la menorragia

A parte de tratar los sangrados abundantes, se tiene que averiguar la raíz de la menorragia para poder abordarla correctamente. Las principales causas son:

  • Alteraciones hormonales como el hipotiroidismo.
  • Pólipos, fibromas o sobre crecimiento del endometrio.
  • Infección en el útero o los ovarios.
  • Consecuencia de algún medicamento o del uso del anticonceptivo DIU.

Problemas asociados

La pérdida de sangrado excesiva, ya sea por cantidad o por duración, acarrea otros problemas tales como el cansancio, debilidad, apatía, sistema inmune debilitado, pérdida de cabello, etc. Esto ocurre porque el cuerpo no tiene tiempo a recuperar los niveles de hierro y se va bajo mínimos.

Hay que solucionar cuanto antes el problema para no llegar a padecer falta de hierro o anemia, que pueden agravar el cuadro ya que a veces la falta de hierro puede provocar más sangrado.

Tratamientos naturales

Comprimidos de verde de alfalfa: muy rico en vitamina K, que coagula la sangre y es de gran ayuda en hemorragias. Por otro lado, la clorofila ayuda a regenerar la sangre y evitará la anemia por falta de hierro.

Bolsa de pastor: infusiones con esta planta ayudan a reducir el sangrado abundante.

Los suplementos de hierro o complejos multivitamínicos con hierro también serán interesantes para restaurar los niveles de hierro o se padece anemia.

Ayudas alimentarias

Una alimentación rica en hierro es muy importante en la mujer en edad fértil y en caso de padecer reglas abundantes es vital. Nutrientes principales:

  • Clorofila: verdura de hoja verde , microalgas como la espirulina y germinados de alfalfa. La clorofila tiene una estructura molecular similar a la hemoglobina y estimula la formación de glóbulos rojos.
  • Carnes rojas, lentejas, músculos o sardinas son ricas en hierro.
  • Vitamina C (perejil o cítricos): mejora la absorción del hierro no hemo (lentejas).
  • Evitar consumir te, café o lácteos junto a alimentos ricos en hierro porque dificultan la asimilación del mismo.
Share.

About Author

Periodista y Dietista Integrativa