¿Conoces las propiedades de la Lavanda? Es una planta medicinal con propiedades calmantes y una infinidad de usos más: analgésico, regenerador celular… ¡Descúbrelo todo sobre esta planta curativa!

Aquí podrás ver varios productos con Lavanda y consultar las opiniones de otras personas que ya lo han probado antes que tú.

Principios activos

  • La parte de la lavanda utilizada para fines terapéuticos son las sumidades floridas.
  • Contienen aceite esencial (0,5-0,8%), rico en alcanfor, linalol, citronelol, geraniol, eucaliptol, borneol, cineol y pineno. También posee taninos (5-12%), cumarinas (0,25%) y ácidos fenólicos (cafeico, clorogénico, ursólico, rosmarínico).

Propiedades

Uso interno

La lavanda es sedante, antiespasmódica, aperitiva, digestiva, carminativa, colagoga, colerética, diurética, antibiótica e hipotensora.

Uso externo

Por vía tópica, tiene acción antiséptica, antimicótica, cicatrizante y antiinflamatoria.

Indicaciones

Uso interno

  • La lavanda es una planta tranquilizante, que está indicada para calmar el nerviosismo, la ansiedad, la irritabilidad, la neurastenia y el estrés, así como para aliviar el insomnio, las jaquecas y migrañas, especialmente si son debidos a los nervios o el estrés.
  • También reduce el riesgo de ataques y convulsiones.
  • Calma los nervios en el estómago, que son causantes en muchas ocasiones de malas digestiones, meteorismo, retortijones o espasmos intestinales. Por todo ello, está muy indicada para el síndrome del intestino irritable.
  • Aumenta las secreciones biliares, por lo que combate la inapetencia y la insuficiencia hepática.
  • Es útil en caso de hipertensión y palpitaciones de origen nervioso.
  • Calma los calambres y dolores menstruales.
  • Por sus propiedades antibacterianas y antiespasmódicas, trata varios problemas respiratorios, como la gripe, la tos y la bronquitis.

Uso externo

  • Por su acción antiséptica, se usa para desinfectar heridas, llagas, pequeñas quemaduras y picaduras de insectos, además de para el acné, psoriasis y eczema.
  • También combate las infecciones de garganta (faringitis, laringitis, anginas), infecciones vaginales (vaginitis, candidiasis vaginal), las úlceras bucales y la otitis.
  • Gracias a su efecto antiinflamatorio y analgésico, está recomendada para aliviar los dolores de cabeza (para ello frota un par de gotas por las sienes), de cuello, lumbares, reumáticos y musculares, así como contracturas y torceduras.
  • Para los pies doloridos y cansados, es típico el pediluvio (baño de pies) de lavanda.

Forma de administración

Uso interno

La lavanda se puede ingerir en infusión, tintura, extracto fluido y aceite esencial. Este último, se puede tomar por vía interna, añadiendo unas pocas gotas sobre un terrón de azúcar o en solución acuosa, 2 o 3 veces al día o bien en cápsulas que lo contienen.

Uso externo

Para uso externo, podemos aplicar la infusión en forma de compresas, colutorios, gargarismos, baños o irrigaciones vaginales.

También la podemos aplicar en aceite esencial, tintura o mediante pomadas formuladas a base de esta planta.

Precauciones

  • El aceite esencial de lavanda, en dosis terapéuticas (2-4 gotas, diluidas en azúcar, agua u otro aceite, 2 o 3 veces al día) es bastante seguro e inocuo. Pero en dosis excesivas resulta neurotóxico (sus síntomas son náuseas, vómitos, dolor de estómago y de cabeza, convulsiones, aumento del ritmo cardíaco, e incluso alucinaciones).
  • En dosis muy altas, puede llevar a un estado de coma.
  • El uso tópico del aceite esencial puede producir en personas alérgicas o con piel sensible, eccemas o dermatitis por contacto, por lo que se recomienda empezar con muy poca cantidad y comprobar si produce reacción.

Contraindicaciones

  • El aceite esencial de lavanda está contraindicado durante el embarazo y la lactancia, así como en niños menores de 6 años.
  • En pacientes con gastritis, úlceras gástricas, colitis ulcerosa, síndrome de Crohn, síndrome del intestino irritable, hepatopatías y enfermedades neurológicas: como la epilepsia y el Parkinson, ya que puede empeorar todos estos trastornos.

Diferentes nombres

La palabra lavanda deriva del verbo latino lavare (lavar), ya que esta planta se solía añadir a los baños y se usaba para lavar las heridas.

La lavanda pertenece a un género de plantas (lavándula), que contiene unas 60 especies, entre las cuales las más importantes a nivel terapéutico reciben el nombre científico de lavandula officinalis y lavandula angustifolia.

A este género también pertenece el espliego, cuyo nombre científico es lavandula spica. El espliego, tiene las mismas propiedades que la lavanda, pero se consideran 2 plantas distintas. Existe un híbrido de ambas plantas, conocido como lavandina, que contiene más aceite esencial que está por separado.

Tipo de planta

La lavanda es un subarbusto perenne, con vistosas flores violetas, agrupadas en espigas, perteneciente a la familia de las lamiáceas, la misma a la que pertenecen la menta, el romero, el orégano o el tomillo.

Origen e historia

  • Es originaria del Mediterráneo (Asia Menor, sur de Europa y norte de África).
  • Ya era una planta conocida en el Antiguo Egipto, donde se empleaba, entre otras cosas, para embalsamar a los difuntos.
  • Se dice que Cleopatra, usaba un perfume de lavanda.
  • Los antiguos romanos fueron los que empezaron a difundir el uso del aceite esencial de lavanda en el agua del baño, como relajante.
  • En el siglo XIX, se usaba habitualmente la tintura de lavanda, en las residencias de la 3ª edad de Inglaterra, para aliviar el insomnio de los ancianos.

Hábitat

  • Crece en suelos calcáreos de la zona meridional y occidental de Europa y norte de África.
  • Se cultiva en todos los continentes, en áreas entre 700 y 1.800 metros, especialmente en Europa, donde abundan sus cultivos en la Provenza (Francia), Inglaterra, España, Grecia, Hungría y Bulgaria. Además de en Australia, Estados Unidos y Argentina, por su utilidad para la industria cosmética.

¿Sabías qué?

  • La lavanda es uno de los aromatizantes más usados en el mundo.
  • Es la joya de la corona de la aromaterapia. Su agradable aroma, relaja y levanta el ánimo.
  • En Francia es la planta más utilizada para elaborar perfumes y aguas de colonia.
  • También se usa en muchos cosméticos, como cremas, tónicos y desodorantes.
  • Las populares bolsitas rellenas de flores secas de lavanda, se utilizan para perfumar ambientes o sitios cerrados y para ahuyentar insectos.
  • Suelen ponerse en armarios, entre la ropa para darle buen aroma e impedir la aparición de polillas.
  • También se ponen debajo de la almohada para facilitar el sueño.
  • Los saquitos rellenos de lavanda, son excelentes para combatir los dolores articulares y musculares.
  • Su aceite esencial se usa en aromatizadores para refrescar los cuartos de los enfermos o los que permanecen cerrados mucho tiempo.
  • Las flores de lavanda también se usan en repostería para aromatizar pasteles o galletas.

¡Esperamos que te haya gustado saber más sobre las propiedades de la Lavanda!

¿Quieres conocer otras plantas? ¡Descúbrelas aquí!

Share.

About Author

Diplomada en Naturopatía, Dietética y nutrición, Cosmética natural, Iridología, Reflexología y Acupuntura coreana

Leave A Reply