La ortiga, es una planta silvestre y medicinal que destaca por sus excelentes valores nutricionales y por ser una de las plantas que ofrece mayores ventajas al organismo. Entre sus múltiples propiedades para la salud, destacan sus beneficios para el cuidado del cabello.

Principios activos

A nivel terapéutico, se usan las hojas y la raíz. Tienen diferente composición, y por ello, diferentes propiedades e indicaciones.

  • Las hojas son muy ricas en clorofila, y además, contienen carotenoides, flavonoides (quercetina, isoramnetina, kaempferol), sales minerales (hierro, calcio, potasio, silicio, azufre, manganeso), vitamina K, varias del grupo B (B2, B5 y ácido fólico), ácidos orgánicos (cafeico, clorogénico, gálico, ferúlico), mucílagos, sitosterol y escopoletina.
  • Y en los tricomas (pelos urticantes), tiene aminas (histamina, serotonina y acetilcolina), ácido acético y ácido fórmico (este último es el responsable de la irritación cutánea).
  • La raíz contiene polisacáridos, monoterpendioles, fenilpropanos, fitoesteroles (beta-sitosterol), polifenoles, lignanos, lectinas, cumarina (escopoletina), cerámidas y gran cantidad de taninos.

Propiedades

Tras la imagen de ‘mala hierba’ urticante, se esconde una planta con inmensas propiedades terapéuticas.

Uso interno

  • Las hojas son reconstituyentes, remineralizantes, diuréticas, hemostáticas, purificadoras de la sangre, colagogas, galactógenas, ligeramente hipotensoras e hipoglucemiantes.
  • La raíz tiene acción tónica, antialérgica, antiinflamatoria, antiespasmódica y astringente.

Uso externo

  • Las hojas por vía tópica, tienen efecto rubefaciente (especialmente las hojas frescas), analgésico, antiinflamatorio, hemostático, vulnerario (curación de las heridas) y bactericida.

Indicaciones

Uso interno

  • Las hojas gracias a sus propiedades tónicas y remineralizantes, están indicadas en caso de cansancio físico y mental, convalecencia, anemia ferropénica (ya que contienen mucho hierro), artrosis (por su contenido en silicio y calcio) y para uñas y cabellos quebradizos.
  • Por su acción depurativa y diurética, favorece la eliminación de toxinas, cloruros, urea y ácido úrico, por lo que combaten las afecciones genitourinarias (oliguria, cistitis, uretritis y litiasis renal), hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas y el sobrepeso (acompañado de retención de líquidos).
  • Estimula las secreciones biliares, por lo que favorece la digestión y es recomendable para colecistitis e ictericia (coloración amarillenta de la piel).
  • Ayuda a reducir el azúcar en sangre, por lo que es una planta favorable para los diabéticos. Mejora la circulación de la sangre, combatiendo la arteriosclerosis.
  • Por su acción hemostática, detiene las hemorragias internas (estomacales, uterinas) y regula las menstruaciones excesivas.
  • La raíz de ortiga es un gran tratamiento para la hipertrofia de la próstata (agrandamiento de la glándula prostática que acaba obstruyendo la uretra y dificultando la micción), debido a que inhibe la enzima 5-alfa-reductasa, que convierte la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), potente hormona andrógena relacionada con trastornos como la hipertrofia prostática, alopecia, hirsutismo y quistes ováricos.
  • A nivel hormonal también fortalece las glándulas suprarrenales y activa la tiroides, por lo que trata el hipotiroidismo.
  • Mejora los síntomas de las alergias y combate la diarrea.
  • Podemos usar la planta entera para combatir trastornos del sistema respiratorio como: tos, bronquitis, dolor de garganta, resfriados, asma y tuberculosis.

Podemos usar la planta entera para los problemas reumáticos y artríticos, los cuales se ven muy favorecidos por la acción diurética (hojas) y antiinflamatoria (raíz).

Uso externo

  • El jugo de la ortiga alivia el picor que produce la propia planta. Sus hojas tratan todo tipo de alergias y erupciones cutáneas como eczemas, psoriasis y urticaria.
  • Regulan las pieles grasas y combaten el acné y la caspa.
  • Por sus propiedades bactericidas, combate la gingivitis, faringitis y vulvovaginitis.
  • El emplasto de ortiga corta el sangrado de las heridas.
  • Su acción analgésica y rubefaciente, combate el dolor muscular, articular y ciático.
  • Es rica en vitaminas y minerales, sus componentes tonifican el cuero cabelludo y contribuyen a la oxigenación del bulbo capilar. Los productos capilares basados en esta planta, ayudan a fortalecer el cabello, a prevenir su caída y a regular el exceso de sebo. Es un aliado para recuperar la salud del cabello. La raíz fortalece el cabello, evitando su caída, y aportándole mucho brillo.

El uso externo de la planta entera es especialmente favorable para el cabello y es un aliado para recuperar su salud.

Forma de administración

Uso interno

Con las hojas de ortiga se pueden preparar zumos frescos y caldos depurativos. Tanto las hojas como la raíz, se pueden tomar en infusión, tintura y pastillas.

Uso externo

Con las hojas, se pueden hacer emplastos y preparar jugo (que podemos aplicar en un algodón) y detendremos el sangrado nasal; en compresas, para afecciones reumáticas o para producir leche en madres lactantes; infusiones para gargarismos, irrigaciones vaginales y fricciones sobre el cuero cabelludo.

Precauciones

La planta fresca tiene una acción urticante sobre la piel, que provoca irritación, escozor y ronchas; por lo que si debemos manipularla, mejor con guantes. Una vez seca o cocinada, pierde sus componentes urticantes.

No se debe abusar de esta planta, ya que sus hojas contienen nitratos, los cuales si se ingieren en gran cantidad, puede producir irritación estomacal y otros efectos adversos.

Las personas que toman fármacos diuréticos o antidiabéticos, deben ajustar las dosis si toman ortiga, ya que esta potencia sus efectos.

Contraindicaciones

Las hojas están contraindicadas en caso de insuficiencia renal, por su concentración en nitratos.

Y la raíz de la ortiga debe evitarse durante el embarazo

Diferentes nombres

Su nombre científico es urtica dioica. Se le conoce popularmente como “hierba de los ciegos”, en referencia a que las personas ciegas la reconocen con solo rozarla.

Tipo de planta

Planta herbácea de hasta 1’5m de altura. Perteneciente a la familia de las urticáceas. Su raíz es carnosa y perenne; y sus hojas son serradas, puntiagudas, de color verde oscuro y están provistas (al igual que el tallo) de numerosos pelillos urticantes.

Origen e historia

Originaria de Europa y Asia. Antiguamente, se usaba de manera externa para curar heridas y hemorragias. En la antigua Roma se azotaba con un ramo de ortigas debajo del ombligo, riñones y nalgas a los hombres mayores, para devolverles la virilidad perdida. Actualmente, todavía son populares los azotes con esta planta para combatir el lumbago.

Hábitat

La ortiga se encuentra en todas las zonas templadas del planeta, siendo más abundante en Europa y Norteamérica. Crece especialmente en lugares húmedos, ricos en materia orgánica, como los bordes de los caminos.

¿Sabías qué?

  • Se dice que llevar esta planta encima proporciona valentía y fuerza interior, desvía el peligro y expulsa todo lo negativo.
  • Antiguamente, para saber si un enfermo moriría o se curaría de su enfermedad, se echaban hojas de ortiga en su orina y se dejaban durante 24 horas. Si las hojas se secaban, el paciente moriría, si permanecían verdes, sobreviviría.
  • Durante la 1ª Guerra Mundial, la fibra extraída de la ortiga fue usada para confeccionar ropa, cuerdas, redes y mástiles. Además, también se usó para hacer papel y como tinte para telas.
  • El purín de la ortiga se usa como fertilizante y repelente natural de plagas en la agricultura ecológica.
Share.

About Author

Diplomada en Naturopatía, Dietética y nutrición, Cosmética natural, Iridología, Reflexología y Acupuntura coreana