Ha surgido una asombrosa nueva corriente, la de beber diariamente agua cruda (o raw water). Esta creciente moda nacida en la cuna de la innovación tecnológica, Silicon Valley (California), destaca como noticia esta semana. Y es que los altos cargos de algunas de las empresas y startups de Silicon Valley, han decidido acabar con el agua depurada (de grifo o embotellada) y tomar agua cruda, es decir, aquella que no ha sido sometida a ningún tipo de tratamiento para eliminar posibles contaminantes biológicos o químicos.

Los entusiastas de esta moda, alegan que su principal motivo es que los métodos actuales de tratamiento del agua vital no son adecuados.

Dicen que el agua depurada supone un contenido de plomo y fluoruro que puede resultar dañino para el organismo, y esta creencia, se está haciendo popular entre las clases altas de la región.

No obstante es criticada por muchos, ya que contrasta además con la dura realidad de millones de personas. Según un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del UNICEF, “de los 2100 millones de personas que no disponen de agua gestionada de forma segura, 844 millones no tienen ni siquiera un servicio básico de agua potable y 159 millones que todavía beben agua no tratada procedente de fuentes de agua de superficie, como arroyos o lagos”

Medidas de higiene por la OMS y profesionales del sector

La OMS también hace hincapié, en que una buena higiene es una de las formas más simples y efectivas de prevenir la propagación de enfermedades.

Gran cantidad de expertos ya se han manifestado en contra de esta moda. En Naturitas, hemos consultado con la Dietista-Nutricionista Libertad Alfonso, sobre los problemas que puede ocasionar en el organismo el beber agua cruda sin tratar: “un agua que no ha sido sometida a tratamientos para potabilizarla, puede provocar que se contraigan enfermedades como diarrea, cólera o disentería, entre otras. Muchas personas en el mundo mueren por estas diarreas a diario, por lo que esta moda es un peligro evidente para la salud”.

Los Caza Manantiales o Spring Hunting

Además, la corriente ya ha generado la comercialización de este tipo de agua. Empresas como Tourmaline Spring y Live Spring Water estén obteniendo numerosos beneficios a costa de embotellar agua natural sin tratar.  Aunque este producto no requiere de ningún proceso químico, lo venden a altos precios. Una botella de 1L de agua cruda, llega a costar 4 dólares y una garrafa de 9.5L, cuesta alrededor de 36 dólares.

Tourmaline Spring raw water

Otras empresas como Zero Mass Water, directamente instalan dispositivos que acumulan la lluvia para ser bebida en casa.

Zero Mass Water

Cada día este movimiento va teniendo más adeptos y ya hay individuos que ignoran comprar botellas a estas corporaciones y van directamente a los manantiales; se les llama los caza manantiales (o spring hunter en inglés). Y es que tienen como referencia a Doug Evans (nuevo Steve Jobs de los zumos), el fundador de la marca Juicero —un exprimidor con WI-FI a un precio de más de 400 dólares—, el mayor promotor del agua cruda y ha asegurado en una entrevista a The New York Times, “que hace tiempo que ya no bebe agua potable” y que “desde que su empresa quebró el pasado mes de Septiembre, se dedica a hacer de Spring Hunter”.

Doug Evans raw water

El debate está servido, entre los dos pensamientos totalmente contrarios, sobre la salubridad de beber agua sin filtrar y sin tratar.

*Libertad Alfonso, Dietista-Nutricionista Col. CAT000590

Share.

Leave A Reply