La Eufrasia es una planta comúnmente conocida como la hierba de los miopes, ya que se usa como reparadora de los ojos. De hecho, su nombre en inglés eyebright quiere decir ojos brillantes. La hierba combate los focos infecciosos generados por bacterias y disminuye las inflamaciones visuales.

Principios activos

  • Las partes usadas con fines medicinales son las sumidades aéreas (las hojas y flores).
  • La eufrasia contiene heterósidos iridoides (aucubósido, eufrósido, ixorósido, catalpol), heterósidos fenilpropánicos, ácidos orgánicos (cafeico, vainíllico), aceite esencial, lignanos, flavonoides (quercetósido, apigenósido), taninos gálicos, principios amargos, trazas de alcaloides, carbohidratos, minerales (silicio, cobre, hierro, zinc, yodo, manganeso), colina y vitaminas A y C.

Propiedades

Uso interno

La eufrasia es una potente planta anticatarral, astringente, antiinflamatoria y eupéptica (ayuda con la digestión).

Uso externo

Por vía tópica, es antiséptica, astringente y antiinflamatoria.

Indicaciones

Fortalece los ojos, tanto por vía interna como externa.

Uso interno

  • Tradicionalmente, se ha ingerido esta planta para mejorar la vista, además de curar la superficie ocular, aliviando la inflamación y el lagrimeo excesivo.
  • Si se toma regularmente en infusión se previenen y se disuelven las cataratas y las carnosidades de los ojos.
  • La eufrasia no sólo tonifica y desinflama el ojo, sino que también lo hace con el resto de mucosas (oídos, senos nasales, garganta, intestinos), por lo que es una planta muy recomendada por los otorrinolaringólogos.
  • Es excelente para la rinitis, ya que ayuda a controlar los síntomas de las alergias primaverales como los estornudos, coriza, picor de ojos y el exceso de mucosidad líquida.
  • También combate la sinusitis, otitis, faringitis y bronquitis.
  • Por todo ello, es muy beneficiosa para la gripe y los resfriados con estados congestivos.
  • A nivel intestinal, alivia la estomatitis.
  • Además por su acción astringente, corta la diarrea y por sus propiedades eupépticas, combate la inapetencia y las dispepsias hiposecretoras.
  • Tradicionalmente se ha usado para los trastornos nerviosos, como cefaleas, insomnio e histeria.

Uso externo

  • Por su actividad astringente y sedante, se aplica su infusión en casos de conjuntivitis, blefaritis, orzuelos y otras afecciones del ojo (que cursen con inflamación, enrojecimiento, picor o lagrimeo).
  • También es útil en afecciones catarrales de otras mucosas, como la nasal (rinitis, sinusitis) y la del oído medio (otitis congestiva).
  • Es excelente para sanar las heridas, ya que detiene el sangrado, limpia la herida y ayuda a su cicatrización.

Forma de administración

Uso interno

La eufrasia se puede tomar en infusión, tintura, extracto fluido, polvo e incluso en comprimidos.

Uso externo

  • La infusión de la planta se puede aplicar en los ojos en forma de: compresas, colirios o baños oculares
  • En las fosas nasales: mediante vahos, lavados o instilaciones nasales
  • Y en la zona bucofaríngea, a través de colutorios y gargarismos.

Precauciones

No se debe sobrepasar la dosis indicada, ya que los taninos pueden irritar la mucosa gastroduodenal. Este efecto se puede paliar combinando la eufrasia con plantas demulcentes como el malvavisco.

En uso tópico, puede causar irritación ocular en algunas personas. Para evitarlo, conviene usar poca cantidad y extremar las medidas de higiene (filtrar bien la infusión, para que no se cuele ninguna partícula y si la aplicamos en una compresa, ésta debe estar bien esterilizada).

Una vez hecha la infusión, debemos guardarla en la nevera y no usarla pasados 3 días.

Contraindicaciones

Está contraindicado su uso interno durante el embarazo y la lactancia, así como en niños menores de 6 años y en caso de gastritis o úlcera gastroduodenal.

Diferentes nombres

Su nombre científico es euphrasia officinalis. Eufrasia deriva de Euphrosine (felicidad), nombre griego de una de las 3 Gracias que se caracterizaba por su alegría.

Se supone que se le asignó dicho nombre a esta planta por la sensación que experimentaba el paciente cuando recuperaba la visión (ya que la eufrasia sirve para ello).

También es conocida como luminaria y hierba de los miopes. Su nombre en inglés es eyebright (ojos brillantes) y en francés, casse lunette (rompe gafas).

Tipo de planta

La eufrasia es una pequeña y elegante planta anual, de la familia de las escrofulariáceas. Es semiparásita, ya que necesita alimentarse de la savia segregada por las raíces de las plantas cercanas.

Es de tallo bajo, ramificado y rojizo.

Sus hojas son pequeñas, ovales, acanaladas y dentadas. Las flores agrupadas en racimos laxos son llamativas, por su forma y variedad de colores (blancas con vetas violetas y una mancha amarilla en el centro).

Origen e historia

Es originaria de Europa central. No existen referencias escritas sobre esta planta hasta el siglo XIV. En la Antigüedad, los botánicos seguían la teoría de las signaturas, que relacionaba el parecido de una planta con el órgano a tratar; como las flores de eufrasia tienen forma de ojo humano, la prescribían para aliviar las enfermedades oculares y la experiencia ha demostrado su eficacia para éstas.

En la Edad Media, se usaba el agua de eufrasia como algo milagroso. Se decía de ella que “era la cura para todos los males de ojo”, que podía devolver la vista al ciego y que alejaba al demonio de los ojos. Los grandes herbolarios del siglo XVI la consideraban el mejor remedio para tratar todo tipo de dolencias oculares.

En el siglo XVII, el gran herborista y botánico Nicholas Culpeper, escribió sobre la eufrasia: “si esa olvidada hierba se utilizara más, podría medio arruinar el negocio de los que fabrican gafas”.

Actualmente, es la planta más popular para las afecciones oculares y es ingrediente principal de cualquier colirio natural.

Hábitat

Crece en pastos y praderas de naturaleza calcárea, en gran parte de Europa, Asia occidental y América del Norte.

¿Sabías qué?

Existe un popular remedio homeopático, hecho a partir de esta planta y conocido también como Euphrasia, indicado para aliviar las inflamaciones e irritaciones oculares.

La eufrasia también existe como esencia floral de nueva generación, que ayuda a incrementar la intuición y la percepción en general.

Usada por los terapeutas para facilitar el diagnóstico. De hecho, antiguamente, las brujas tomaban la infusión de esta planta para fortalecer sus visiones y predecir el futuro. Y es que tenía fama de aumentar los poderes psíquicos y mentales.

La capacidad de la eufrasia para fortalecer los ojos es comentada incluso en el poema ‘El paraíso perdido’, de Milton, en el que se cuenta como esta planta sirvió para devolver la vista a Adán.

Share.

About Author

Diplomada en Naturopatía, Dietética y nutrición, Cosmética natural, Iridología, Reflexología y Acupuntura coreana

Leave A Reply