La Equinácea es sobre todo reconocida por estimular el sistema inmunológico. Ayuda a nuestro propio sistema inmune y lo prepara para la lucha contra las bacterias y virus, disminuyendo los síntomas y el tiempo de recuperación en la convalecencia.

Principios activos

  • Se utiliza sobre todo la raíz, aunque también la planta entera.
  • Está compuesta de polisacáridos; entre los que destaca la equinacina y el equinacósido, poliacetilenos (especialmente equinolona), alquilamidas (isobutilamidas), aceite esencial, rico en borneol, beta-cariofilina (18%), geranil-isobutirato (61%), geranil-propionato, geranil-acetato y terpenos (mirceno, pineno y tuyona), aunque la proporción de estos aceites varían según la especia de la equinácea (purpurea o angustifolia).
  • También contiene ácidos fenólicos (cafeico, ferúlico, clorogénico, chicórico), ácidos grasos (oleico, linoleico, cerótico y palmítico), fitosteroles (sitosterol, estigmasterol), flavonoides, taninos, resinas, alcaloides (presentes en poca cantidad), betaína (1%) y vitamina C.
  • La combinación de varios de estos principios activos (especialmente polisacáridos, poliacetilenos, alquilamidas y ácido chicórico) estimula la producción de glóbulos blancos e interferón (molécula esencial en el proceso de la inmunidad), que se encarga de neutralizar y evitar el desarrollo de los virus.
  • A diferencia de una vacuna que se activa solo contra una enfermedad, la equinácea refuerza las defensas del organismo contra todo tipo de infecciones: bacterianas, víricas y fúngicas.

Propiedades

A nivel interno

La equinácea tiene propiedades inmunoestimulantes, antibióticas, antivíricas, antifúngicas, febrífugas, y también, antiinflamatorias y digestivas.

A nivel externo

Tiene propiedades antisépticas, bactericidas y cicatrizantes.

Indicaciones

No solo previene y trata las infecciones, también acelera el tiempo de recuperación de la infección sin causar ninguno de los efectos secundarios que tienen los antibióticos convencionales.

Por vía interna

  • Es una excelente planta para el sistema inmunitario.
  • Indicada para todo tipo de enfermedades infecciosas, tanto del sistema respiratorio (gripe, bronquitis, faringitis, laringitis, amigdalitis, rinitis y sinusitis) y del sistema genitourinario (enfermedades venéreas, infecciones vaginales, tanto por bacterias como por hongos, salpingitis, uretritis, cistitis), como del digestivo (colitis, estomatitis).
  • Además reduce considerablemente los efectos secundarios de la quimioterapia.
  • Combate la fiebre y la diarrea.
  • Estimula la secreción de saliva, por lo que está indicada en caso de sequedad bucal.
  • Por sus efectos antiinflamatorios, también ayuda en caso de artritis reumatoide.
  • Como estimulante del organismo, su uso está indicado en convalecencias y síndrome de fatiga crónica.

Es un gran preventivo y coadyuvante en el tratamiento del cáncer, ya que gracias a su fuerte acción inmuno-estimulante, puede inhibir el crecimiento tumoral.

Por vía externa

  • Está indicada para infecciones locales como: heridas, úlceras y llagas supuradas, abscesos, forúnculos, orzuelos, flemones, gingivitis y herpes.

Forma de administración

Por vía interna

Se puede administrar en cápsulas, comprimidos, tintura, jarabe, extracto fluido e infusión.

Por vía externa

Mediante emplastos o tintura.

Precauciones

Se recomienda no tomar esta planta más de 2 meses seguidos, ya que además de contener alcaloides (en baja concentración) que podrían producir cierto grado de hepatotoxicidad, la efectividad de la planta puede disminuir en tratamientos prolongados.

Por ello se recomiendan tratamientos discontinuos, con períodos de descanso de una semana.

Se debe tener precaución en caso de tomar medicamentos antidiabéticos orales, ya que la equinácea puede potenciar el efecto hipoglucémico, por ello habría que reajustar la dosis consultándolo con un profesional.

Contraindicaciones

La equinácea está contraindicada durante el embarazo y la lactancia, pero únicamente porque no está probada su seguridad en estos casos.

También está contraindicada en personas que hayan sufrido un trasplante de órgano y las que padezcan enfermedades autoinmunes, ya que podría empeorarlas (aunque existen casos de enfermos autoinmunes, que declaran haber mejorado gracias a la equinácea).

Diferentes nombres

También es conocida como flor cónica de la pradera o flor púrpura de la pradera. Del género echinacea se conocen 9 especies principales, entre las cuales hay 2 que son conocidas por sus propiedades medicinales: la echinacea purpurea y la echinacea angustifolia.

El término echinacea deriva del griego echinos, que significa erizo y alude a la forma del fruto de esta planta y también a su disco floral espinoso.

Tipo de planta

Pertenece a la familia de las compuestas o asteráceas.

Origen e historia

La equinácea es originaria de las grandes llanuras del Oeste de los Estados Unidos, especialmente de los estados más occidentales (entre Illinois y Nebraska).

Los primeros indicios de su uso se remontan al siglo XVI, ya que se han encontrado restos de estas plantas en antiguos poblados Sioux. Los indios aborígenes de estas llanuras, aplicaban las raíces de esta planta sobre heridas infectadas y mordeduras de serpiente. Además, la consumían para tratar enfermedades infecciosas como resfriados, sífilis o gonorrea, y como estimulante del organismo.

A medida que los colonos se iban extendiendo hacia el Oeste, fueron conociendo las propiedades y aplicaciones de esta planta. Entre ellos el Dr. Meyer, quien elaboró un remedio realizado a partir de la equinácea, llamado purificador de la sangre de Meyer. Y fue en 1887, cuando envió este remedio para su comercialización a los célebres farmacéuticos americanos John King y John Uri Lloyd, esta planta fue incluida como planta medicinal dentro de la farmacopea occidental y como práctica médica de Estados Unidos.

La escuela de medicina ecléctica, representada sobre todo por John King, que tuvo su auge en Estados Unidos a finales del Siglo XIX y principios del XX, convirtió esta planta en un tratamiento de primer orden para las infecciones y especialmente para la sífilis.

Perdió popularidad con el advenimiento de los antibióticos convencionales. Aunque fue recuperada en la década de los 50, gracias al Dr. Vogel quien a través del jefe Sioux (Alce negro), conoció los beneficios de la equinácea y trajo sus semillas hasta sus plantaciones en Suiza, dónde desarrolló su famoso producto Echinaforce. También gracias a las investigaciones que se realizaron en Alemania sobre esta planta.

Actualmente, está considerada la planta antibiótica más importante de la medicina natural occidental, especialmente en Estados Unidos.

Hábitat

La especie echinacea angustifolia se cultiva sobre todo en Estados Unidos y la especie echinacea purpurea, en Europa.

¿Sabías qué?

Muchas personas la utilizan como sustituta de la vacuna contra la gripe, empezándola a tomar entre 1 y 2 meses antes de la llegada del invierno.

Es ingrediente habitual en muchos dentífricos para combatir la caries.

La equinácea es tan popular en Estados Unidos, que se encuentra en más del 10% de los suplementos dietéticos vendidos en ese país.

Share.

About Author

Diplomada en Naturopatía, Dietética y nutrición, Cosmética natural, Iridología, Reflexología y Acupuntura coreana

Leave A Reply