Empiezan las vacaciones estivales y pasaremos más tiempo fuera de casa. Ya sea en el parque, la piscina, la playa o de viaje es mejor ir preparados porque normalmente se puede evitar el dolor o la incomodidad de forma sencilla sin necesidad de llegar a casa o ir a una farmacia.

Hemos preparado un kit de supervivencia para las dolencias o accidentes más comunes para que no os pille desprevenidos. Muchos de los remedios también sirven para los adultos, pero todos ellos son aptos para los más pequeños. No hace falta tenerlos todos, teniendo en cuenta la tendencia a enfermar de nuestros peques o dependiendo del plan de salidas que tengáis, podéis optar por algunos en especial. ¡Allá vamos!

Top ten de remedios para niños

Mareos: un remedio muy efectivo es el jengibre. Hay diferentes presentaciones: en cápsulas, infusión o raíz de jengibre fresco rallado, pero el formato más útil para llevar en el kit y que facilita que los niños se lo coman es el jengibre deshidratado porque parecen “gominolas”. Tomar una o dos antes de salir de viaje (sobre todo coche, barco o autobús) va evitar que se mareen.

Mosquitos:  en casa podemos tener plantas de albahaca, velas, un difusor de aceites esenciales (AE) o simplemente poner unas gotitas de AE en un disco desmaquillador en la mesita de noche. A partir de los 4 meses se puede usar el aceite esencial de lavanda y a partir de los dos años el de citronella. Una muy buena opción para llevar en el kit es un roll-on hecho con una base de aceite de almendras y una mezcla de aceites esenciales antimosquitos. Es genial porque funciona como repelente (aplicando una línea en cada brazo y piernas) y también para calmar las picaduras (encima de la picada de una a tres veces al día).  Para después de las picadas también podéis aplicar una gota de aceite esencial de árbol de te. Entre 4 meses y 2 años podéis preparar vosotros mismos una botellita con aceite de almendras y unas gotitas de aceite esencial de lavanda para prevenir las picadas.

Golpes: la árnica es una planta usada tradicionalmente para aliviar el dolor causado por golpes o contusiones por su efecto antiinflamatorio. Podéis encontrar la crema de árnica, pero recomendamos el stick especial para niños a base de árnica y harpagofito.

Medusas: si vais a playa es muy útil llevar una botellita con vinagre de manzana para calmar las posibles picaduras de medusas. Si son playas concurridas normalmente hay socorristas con su botiquín, pero en playas más pequeñas o calas os podéis encontrar solos.

Dolor de barriga: a veces es porque comen rápido, por ingerir bebidas demasiado frías o porque algo les sienta mal. Si es habitual que le duela la barriga podemos llevarnos un jarabe a base de anís, manzanilla, melisa y hierbabuena.

Descomposiciones o gastroenteritis: si vais a salir de viaje es muy importante llevar probióticos infantiles porque es fácil que tengan gastroenteritis o descomposiciones por comer algo en mal estado o por la calor. Los probióticos ayudarán a parar las diarreas y a repoblar la microbiota intestinal.

Resfriados o infecciones: imprescindible el cobre en oligoterapia catalítica. Al mínimo síntoma de resfriado o infección tomar una ampolla de cobre cada 6 horas hasta que remitan los síntomas. La ventaja de la oligoterapia es que pueden tomar la misma dosis tanto pequeños como adultos.

Quemaduras: en caso de sufrir una quemadura primero aplicar agua fría para evitar que aparezca una ampolla y después el gel aloe vera puro, que refrescará la quemadura y ayudará a regenerar la piel. Este gel también servirá como after sun para después de largas jornadas de playa.

Piojos: estos invitados no nos pueden fastidiar las vacaciones. Así que si todavía no lo hacéis, añadid unas gotas de aceite esencial de árbol de te en el champú para prevenir que los piojos colonicen las cabezas de los peques. Sólo usarlo en mayores de 2 años.

Favorecer el sueño

A veces la sobreestimulación de experiencias o la calor hace que les pueda costar más dormir. En estos casos, se pueden poner unas gotitas de aceite de esencial de lavanda en la almohada para favorecer que se duerman. La lavanda tiene propiedades relajantes que inducen al sueño.

¡Buen verano y buenas vacaciones!

 

Share.

About Author

Periodista y Dietista Integrativa