El gingko biloba es una planta que mejora la circulación del cerebro y, por tanto, potencia la memoria, la concentración y las capacidades intelectuales. También es conocido como un remedio natural para aumentar la energía vital y reducir la fatiga.

Diferentes nombres

Gingo, ginko, “árbol de las pagodas”, “árbol de oro”. En Francia se conoce también con el nombre de “árbol de los cuarenta escudos”.

Tipo de planta

Es el único superviviente de la familia de las ginkgoáceas.
El ginkgo es un árbol dioico con ejemplares machos y hembras que puede llegar a alcanzar una altura de hasta 40 metros, siendo habitual los ejemplares de unos 15 metros. De tronco erguido y ramificaciones laterales con follaje caduco y no muy denso, sus hojas verde claro tienen una forma característica en forma de abanico y cobran un precioso color amarillo intenso en otoño. Sus semillas pertenecen al ancestral grupo de las gimnospermas, son semillas al desnudo sin protección de cáscara y tienen la particularidad de despedir un olor rancio al madurar.

Origen e historia

El ginkgo es un auténtico fósil viviente, un árbol único en su especie. Solo se conocen tres especies más de la misma familia que desaparecieron hace unos dos millones de años: Ginkgo adientoides, Ginkgo gardneri y G. jiayinensis. Hay registros del ginkgo actual que datan del jurásico, hace más de 250 millones de años y se sabe que poblaba la tierra 150 millones de años atrás. Sin embargo, desaparecieron de Occidente hará unos dos millones y medio de años, quedando ejemplares vivos en estado natural solo en oriente, en concreto en Japón, Corea y China. No fue hasta 1691 cuando el médico, explorador y naturalista de origen germano Engelbert Kaempfer visita Japón descubriendo que esta especie, que se creía extinguida, seguía viva. Dos años después, al volver a Europa trajo consigo unas semillas. En 1712 Kaempfer realizó la primera descripción botánica de este árbol denominándolo equivocadamente “Ginkgo”, parecido al vocablo japonés Ginkyo cuyo significado es “albaricoque de plata”. Fue en 1771 cuando el botánico Carl von Linné lo rebautizó con el nombre científico Ginkgo biloba por la forma de dos lóbulos de sus hojas. Las semillas no fueron plantadas hasta 1730, 14 años después de la muerte de Kaempfer, dando lugar a los primeros ginkgos cultivados en Occidente. A partir de ese momento se empezaron a cultivar en Europa y alrededor del 1784 llegó a Estados Unidos.

Hábitat

Considerando que es uno de los más destacados supervivientes de la tierra con ejemplares vivos con 2.500 años de edad, podemos afirmar que es un potente “todo- terreno”. No obstante se ha observado que crece mejor en suelos drenados y con agua abundante, cerca de ríos y afluentes. Se cultiva intensivamente en Estados Unidos y en el sur de Francia como planta medicinal y es muy apreciado como planta ornamental en calles, parques y jardines.

Principios activos

Destaca su contenido en flavonoides como bioflavonas (ginkgetina, isoginketina, bilobetina), agliconas flavónicas (quercetina, kaemferol); lactonas sesquiterpénicas destacando los ginkgólidos A, B y C, bilbálido; proantocianidinas y, en menor cantidad, ácido ginkgólico.

Propiedades

En tratados de Medicina Tradicional China del 2600 A.C. ya se referencian diversas aplicaciones tanto en uso interno como externo y, aunque el ginko no forma parte de la farmacopea tradicional de occidente, en la farmacología moderna es el fitofármaco más prescrito en todo el mundo, con numerosas aplicaciones para la salud, especialmente en el tratamiento del sistema circulatorio y cardiovascular.

Uso interno

Estimulante del sistema circulatorio, neuroprotector, antibacteriano, antifúngico, antioxidante, antitusivo, astringente, inmunoestimulante, expectorante, tónico renal, antiaging general (reduce la cantidad de radicales libres) y sedante suave.

Uso externo

Antibacteriano, antifúngico, indicado para tratamientos de piel seca (estimula la secreción sebácea).

Indicaciones

La parte utilizada en fitoterapia son las hojas secas, se recolectan a principio de otoño cuando amarillean y se comercializa principalmente en extracto seco estandarizado. Indicado en enfermedades del sistema circulatorio, muy efectivo sobre la microcirculación cerebral y periférica y enfermedades cardiovasculares.

En la medicina tradicional china los granos o semillas son utilizados también para algunas disfunciones gástricas, para aplacar la tos y para algunas alteraciones dermatológicas.

Uso interno

  • En enfermedades cardiovasculares: angina de pecho, arritmia, arterias endurecidas. Para patologías relacionadas con problemas de memoria e insuficiencia de riego sanguíneo: infarto cerebral, demencia senil, arteriosclerosis, problemas cognitivos y de memoria, Alzheimer, tinnitus, trastornos de equilibrio, mareos, falta de concentración, problemas vasculares, dolor de piernas al caminar, síndrome de Raynaud.
  • Trastornos neurológicos y de pensamiento como Parkinson, enfermedad de Lyme, depresión, ansiedad, esquizofrenia, afasia, síndrome de fatiga crónica (SFC), déficit de atención o hiperactividad (TDHA), autismo.
  • Problemas oculares como glaucoma, cataratas, retinopatías, esclerosis, degeneración macular.
  • Para tratar enfermedades del sistema respiratorio: asma, alergias, bronquitis, tuberculosis. En patologías de las vías urinarias: cálculos, incontinencia, micciones frecuentes.
  • Como protector en quimioterapia.
  • Para colesterol alto.
  • En síndrome premenstrual (SPM).
  • Para problemas de disfunción eréctil relacionado con la toma de antidepresivos.
  • Como preventivo: reduce el riesgo de cardiopatías y complicaciones cardiacas. Para mejorar la función del hígado y vesícula biliar, para control de la presión arterial, para prevenir alteraciones derivadas de la diabetes, para el mal de altura, depresión estacional, antienvejecimiento.

 

Uso externo

Para aplicar sobre varices, flebitis, hemorroides. Para problemas de piel seca. Antiguamente en la China se aplicaban cataplasmas de hojas para tratar los sabañones. Sus hojas se usan en cosméticos, efectivo contra las espinillas.

En el aspecto culinario, en Japón y China se considera una exquisitez la semilla de ginkgo tostadas, a las que se ha retirado previamente la parte carnosa.

Formas de administración

Uso interno

Extracto seco estandarizado: entre 60 y 600 mg/día dependiendo del caso y edad, para trastornos circulatorios entre 120 y 250 mg/día. Extracto fluido: 30 gotas varias veces al día

Uso externo

En ungüentos preparados con extracto fluido. También en infusiones de hoja seca a razón de 50 a 100 gramos de hoja por litro de agua.

Precauciones

En las dosis correctas es muy seguro, consulte antes con su médico, especialmente si se toman otros fármacos. El ginkgo puede retardar la coagulación de la sangre, por lo que se tiene que tener en cuenta en caso de someterse a a una intervención quirúrgica. Las hojas frescas y especialmente las semillas crudas son tóxicas, pudiendo llegar a causar la muerte.

Contraindicaciones

Por precaución, en caso de diabetes controle sus niveles de azúcar. Las personas con epilepsia deberían abstenerse de su uso, puede causar convulsiones. En caso de embarazo y lactancia consulte a su ginecólogo. Puede causar anemia severa en personas con favismo o dé ficit de enzima glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.

Sabías que…

En Japón los ginkgos añejos son venerados como árboles sagrados, existe la costumbre de atar un cordón de paja de arroz (shimenawa) alrededor del tronco para protegerlos de los malos espíritus.
Su nombre francés de “arbre aux quarante écus” o Árbol de los cuarenta escudos hace referencia a la fortuna que pagó el botánico francés M. de Pétigny en 1788 por cinco ejemplares comprados en Inglaterra para decorar los jardines reales por encargo del rey Luis XVI.

En agosto de 1945 cayó la bomba atómica sobre Hiroshima, todo quedó arrasado en kilómetros a la redonda, pero en poco menos de un mes un ginkgo empezó a brotar a tan solo un quilómetro del epicentro, y cinco más a una distancia de dos quilómetros. Estos árboles siguen vivos hoy en día.

En la localidad de Weimar, Alemania, hay un ginkgo plantado en 1813 y un museo dedicado a este árbol tan especial.

Elias Corey, profesor de Harvard, recibió el premio Nobel de química en 1990 por la síntesis química de uno de los terpenos del ginkgo, el ginkolido B.

Goethe se inspiró en la morfología de las hojas de ginkgo para escribir un poema a su amada en 1815, inspiración reflejada en este extracto: “¿Será este árbol extraño algún ser vivo que un día en dos mitades se dividiera? ¿O dos seres que tanto se comprendieron, que fundirse en un solo ser decidieran?”

Comprar Gingko Biloba en Naturitas.

 

Share.