El origen del gazpacho era una sopa fría de migas de pan, ajo, aceite, vinagre y sal. A su evolución, se le han ido añadiendo ingredientes dependiendo de la zona y familia, porque cada lugar tiene sus propias medidas.

El más conocido mundialmente es el gazpacho andaluz y su principal ingrediente es el tomate, pero hasta mediados del siglo XVI no entró en tierras españolas, procedente de los Aztecas y Castilla fue el primer paso de entrada al resto de Europa por el dominio del control del transporte de productos provenientes del nuevo mundo. Y el tomate no se incorporó en el gazpacho hasta comienzos del siglo XIX.

Así que, los gazpachos y sopas frías, son de las mejores opciones para el verano, pueden ser gazpachos blancos, verdes, amarillos y rojos todo depende de los ingredientes que elijas.

En esta receta el ingrediente que predomina es la sandía, que caracteriza el sabor y sus propiedades previenen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, también disminuye la inflamación, reduce el riesgo de enfermedades oculares, alivia el dolor muscular, protege contra el cáncer y es un buen hidratante por el 91% de su contenido de agua. También nos aporta vitaminas C, A, B1, B2, B3, B6, potasio, magnesio, manganeso, hierro, fósforo, fibra y proteína.

Ingredientes 2 raciones

Elaboración

  1. Prepara todos los ingredientes, limpios, sin piel y cortados en trozos para triturar todo junto en una batidora.
  2. Cuela el gazpacho si te gusta mas ligero y sírvelo muy frío con unas hojas de hierbabauena.

Aprende un poquito más

  • Si prefieres disfrutar de las propiedades y beneficios de la sandia pero con un sabor más dulce, un perfecto depurativo y antioxidante sería un batido con fresas y zumo de limón.
  • Se puede consumir sandía casi cada día.

*Receta sin gluten y vegana.

Share.

About Author

Técnico Superior en Dietética