El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable, que asociamos a una lesión real o potencial de algún tejido. La mayor parte de los dolores musculares, de huesos y articulares tienen como factor principal ser un elemento de defensa del organismo, permitiéndole al cuerpo tomar medidas preventivas y curativas.

El dolor osteo-muscular (músculos y huesos) puede deberse a diversos tipos:

  • Artritis
  • Neuro-muscular
  • Traumático
  • Y el más frecuente: insuficiencia Osteo-Muscular

El dolor Osteo-Muscular

El dolor osteo-muscular, se trata de un dolor que se inicia por un exceso de tensión de los músculos, como la contractura. Que produce un mal gesto, la subluxación y que provocan a su vez, una inflamación. Debido a que el organismo, ante una inflamación, reacciona con una contractura para evitar un movimiento corporal doloroso. Así que se convierte en un círculo vicioso:

Dolor muscular

Como hemos comentado anteriormente, se suele iniciar mediante una contractura. Estas están producidas por 3 tipos de factores:

  • Mecánicos: esfuerzos, posturas, falta de descanso, gestos…
  • Ambientales: cambios de tiempo, frío, humedad, aires acondicionados…
  • Psicológicos: estrés, penas, preocupaciones, miedos…

Para minimizar la cantidad y la intensidad de las crisis dolorosas, recomendamos:

  • Tandas de suplementos nutricionales: con Magnesio, Colágeno, Calcio, etc.
  • Ejercicio tipo estiramientos: como el pilates, antigimnasia, natación, yoga, etc. Y que por supuesto, cumplan dos requisitos: que te guste y que te funcionen bien.
  • Cambios de hábitos: adecuados al paciente
  • Sesiones de maniobras médicas manuales o de fisioterapia: para compensar contracturas, subluxaciones, inflamaciones y desactivar el comentado circulo vicioso de la insuficiencia osteo-muscular.
Share.

About Author

Médico especialista en estética, homeopatia, masajes y osteopata

Leave A Reply