En verano es la época ideal para viajar y desconectar unos días, pero a veces pueden surgir inconvenientes. Con unos consejos naturales podrás evitarlos y disfrutar de tus vacaciones al máximo.

 

Cómo evitar el miedo a volar

Una parte de las personas que realiza un viaje en avión sufre algún tipo de ansiedad antes o durante el vuelo. Para sobrellevarlo nos pueden ayudar las flores de Bach.

Una semana antes del viaje podemos tomar elixir floral Remedio de Rescate o Rescue Remedy¹, se trata de un preparado de flores de Bach indicado para situaciones de emergencia, pánico o bloqueo. Para tomarlo hay que poner 3 gotas debajo de la lengua 4 veces al día.

Si la noche anterior al viaje nos cuesta dormir, tomar una infusión relajante a base de melisa, valeriana o salvia nos ayudará a conciliar el sueño.

En el aeropuerto, antes de subir al avión podemos tomar Rescue Remedy directamente del frasco 5 gotas y 5 gotas cada 10 minutos hasta que desaparezcan los síntomas. Durante el vuelo masticar chicles o caramelos con Rescue Remedy hará que nos dure el efecto todo el viaje.

 

Consejos para los cambios horarios

Al viajar con cambios de zona horaria es muy probable que podamos sufrir desfase horario o jetlag.

Para evitarlo nos puede servir de ayuda la melatonina, una hormona que se produce de forma natural en nuestro organismo. Ayuda a regular el ciclo sueño-vigilia y cuando disminuye la luz ambiental aumenta su producción induciendo al sueño.

Para ayudarnos a descansar podemos tomar melatonina media hora antes de dormir hasta que estemos adaptados al cambio horario. Cuando volvamos a casa también tendremos que tomarla unos días hasta volver a adaptarnos de nuevo.

Durante el vuelo hay que tener en cuenta la hora que llegamos al destino para adaptarnos al cambio horario. Intentaremos no dormir demasiado si llegamos por la tarde, pero si vamos a llegar por la mañana, hay que dormir todo lo posible en el avión.

Si viajamos hacia el este es recomendable bajar las luces de la habitación cuando nos encontremos cansados; de esta forma el cuerpo empezará a producir melatonina y nos inducirá al sueño.
Si el viaje es hacia el oeste, exponernos a la luz natural nos ayudará a estar despiertos y retrasaremos la hora de dormir.

También es recomendable no consumir bebidas con cafeína o alcohol para evitar que nos estimulen en exceso. Una cena ligera también nos evitará una digestión pesada cuando queramos dormir.

 

Cómo evitar los mareos

La raíz de jengibre tiene propiedades antieméticas, es decir, ayuda a evitar los vómitos y náuseas provocados por el movimiento. Si somos propensos a marearnos podemos tomar media hora antes de salir una cápsula para evitar los síntomas.

Otra opción es hacer una infusión y llevar un termo para ir tomándola. Si nos gusta su sabor también podemos masticarlo crudo durante el viaje.

Los aceites esenciales de lavanda y de limón son útiles para evitar los mareos en los viajes. Al notar los primeros síntomas se pueden poner 3 gotas en un pañuelo y respirar suavemente.
Estos aceites esenciales están desaconsejados en menores de 12 años y en caso de embarazo o lactancia.

 

Esperamos que con estos consejos naturales puedas disfrutar sin inconvenientes de tus vacaciones.

 

¹El Remedio de Rescate o Rescue Remedy se compone de Star of Bethlehem, Impatiens, Clematis, Cherry Plum y Rock Rose.

Share.

About Author

Titulado en Naturopatía, Kinesiología Holística y Reflexología

Leave A Reply