El estreñimiento infantil es un motivo de consulta muy habitual en pediatría. Pueden intervenir varios factores, pero revisando la alimentación y los hábitos higiénicos con frecuencia se soluciona el problema.

Ir al baño cada día es muy importante porque cuando se sufre estreñimiento las toxinas de las heces se vuelven a reabsorber y pueden causar otras desarmonías.

En los bebés lactantes lo habitual es hacer una deposición después de cada toma. Cuando la introducción alimentaria ya se ha completado tendrían que ir una vez al día. Las heces tienen que ser compactas y se tienen que hundir. Si son secas, bolitas de cabra, pastosas o flotan nos da información que hay desajustes digestivos.

¿Cuándo hablamos de estreñimiento?

Si ocurren dos o más de las siguientes situaciones durante un mes en menores de 4 años.

  • Dos o menos deposiciones a la semana.
  • Defecación dolorosa  o difícil.
  • Presencia de una gran masa fecal en el recto.
  • Heces de gran diámetro que pueden obstruir el inodoro.

A partir de los 4 años se añade otra situación que es la de evitar la defecación y se considera estreñimiento si se dan al menos dos de las situaciones mencionadas en una semana.

Causas de estreñimiento

  • Dieta con poca fibra y falta de hidratación: la fibra ayuda a regular el tránsito intestinal. Siempre hablamos de fibra en el conjunto de un alimento (verduras, frutas, cereales y legumbres). Además, ingerir pocos líquidos reseca las heces.
  • Sedentarismo: la falta de actividad física se traduce en falta de movimiento en los intestinos.
  • Bloqueo emocional: los episodios más conflictivos son el inicio de la escuela o la retirada de pañales en bebés. También se pueden sentir incómodos por usar baños fuera de casa y aguantarse.
  • Medicación: hay ciertos medicamentos, como por ejemplo el hierro, que causan estreñimiento.
  • En el caso de los bebés puede ser por el cambio de la leche materna a la leche de fórmula porque la proteína de la leche de vaca cuesta más de digerir. También se puede dar en la fase de la introducción alimentaria.

Remedios para bebés

Son muy sencillos de preparar y con ingredientes que podéis tener fácilmente en la despensa:

  • Cocer 1 cucharada pequeña de semillas de lino en 200 ml de agua durante 5 minutos. Dejar reposar y colar. Darle el líquido en varias tomas durante el día.
  • A partir de los 7 meses, decocción de avena. Cocer una medida de copos de avena en seis medidas de agua. Hervir entre 10 y 15 minutos y pasarlo por un colador chino.
  • Lubrificar el ano con una ramita de perejil untada con un poco de aceite de oliva virgen.
  • Masaje abdominal siguiendo las agujas del reloj con la mano untada con aceite de oliva virgen.

Alimentación y hábitos para combatir el estreñimiento

  1. Fibra: asegurarnos el consumo de verdura tanto en la comida como en la cena y 2 raciones de fruta al día. Optar por cereales integrales como el arroz semi integral (remojado toda la noche), pasta integral (mejor de cereales antiguos tipo espelta o kamut), copos de avena y pseudocereales tipo sarracenoquinoa. No es recomendable dar fibra aislada como el salvado de trigo. Además, hay que eliminar alimentos procesados con harinas refinadas.
  2. Hidratación: beber suficiente agua durante el día. Las frutas y verduras también aportan líquidos. Si está en un episodio de estreñimiento puede beber un vaso de agua templada en ayunas por la mañana o el agua de dos ciruelas pasas remojadas toda la noche.
  3. Regularidad: cada día elegir la misma hora para que vaya al baño y dejarle un tiempo. Es mejor después de una comida como el desayuno o el almuerzo.
  4. Postura: los pies tienen que tocar al suelo. Puedes ponerle un taburete para que el ángulo de las rodillas esté más arriba que las caderas.
  5. Masaje abdominal siguiendo las agujas del reloj también es una estimulación válida para los niños (incluso para los adultos).
  6. Moverse: alguna actividad física para activar el peristaltismo intestinal.
  7. Probióticos: regulan la microbiota intestinal y facilitan el tránsito.
  8. Supositorios de glicerina: muy útiles cuando el estreñimiento es porque al intestino le falta movimiento.

Desayuno o merienda contra el estreñimiento

Pudin de lino: remojar dos cucharadas de semillas de lino en un vaso de leche, bebida vegetal o agua. Remover y dejar en la nevera toda la noche. Sacará un mucílago que le dará textura de pudin. Es un desayuno excelente y se le puede añadir fruta y semillas. Aporta fibra soluble prebiótica que alimenta la microbiota intestinal y lubrifica el intestino.

Share.

About Author

Periodista y Dietista Integrativa