La Caléndula, también conocida como mercadela, es una planta que posee propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas, cicatrizantes, entre muchos otros beneficios para nuestra salud. Puede incorporarse en ensaladas, infusiones o zumos, además, posee un tono anaranjado y amarillo, el cual, la hace muy vistosa.

Diferentes nombres

La caléndula también puede ser llamada maravilla, flamenquilla, botón de oro y flor de difunto (por abundar en los cementerios). Su nombre botánico es calendula officinalis. El nombre “caléndula” deriva del término latino calendas, nombre con el que designaban los latinos al primer día del mes. Esto se debe al hecho de que la planta florece prácticamente todos los meses del año, incluidos los de invierno si la temperatura no es especialmente baja. Por ello, también recibe el nombre de flor de todos los meses.

Tipo de planta

Planta herbácea anual de la familia de las asteráceas, con hojas lanceoladas y flores grandes y vistosas. Con largos pétalos, de un intenso tono amarillo-anaranjado, que florecen durante casi todo el año y son más brillantes justo antes de su mayor expansión. El mejor momento para recolectarlas es al mediodía, a plena luz del sol, que es cuando las flores están más abiertas. Por la noche se cierran y vuelven a abrirse al alba.

Origen e historia

Originaria de la región mediterránea. Ya era utilizada por los antiguos egipcios hace más de 3.000 años para tratar todo tipo de problemas cutáneos. Los romanos la denominaban Solsequium (que sigue al sol), ya que al igual que el girasol, las flores de la caléndula realizan esta acción. En la Edad Media, se utilizaba para elevar el ánimo y curar todo tipo de trastornos. Actualmente, está considerada la planta más importante para calmar la piel.

Hábitat

Aunque nativa del sur de Europa y Oriente Próximo, se ha asilvestrado y crece en gran número de zonas templadas y cálidas del planeta, a partir de su cultivo en jardines, gracias a su gran capacidad de propagación. La multiplicación de esta planta es muy fácil, ya que se realiza por semilla, que se obtiene de las cabezuelas secas (que contienen numerosas semillas grandes).

Principios activos

La parte de la planta más usada con fines medicinales son las flores. Contiene calendulina (sustancia insípida de color amarillo y de consistencia mucilaginosa), sustancias amargas (19%), como la calendina y el calendeno; carotenoides (3%); saponinas (2-5%); polisacáridos (galactanas); flavonoides (rutina, quercetina, isoramnetina); aceite esencial (0,1-0,4%), compuesto por mentona, isomentona, cariofileno, cadineno; alcoholes triterpénicos (arnidiol, faradiol, taraxasterol, alfa y beta amirina) y ácido salicílico.

Propiedades

Uso interno
La caléndula tiene acción colerética, colagoga, ligeramente emenagoga, espasmolítica, hipotensora, sudorífica, antibacteriana, antiviral y antimicótica.

Uso externo                                                                                                                                                                                    A nivel tópico: tiene efecto suavizante, reparador, cicatrizante, antipruriginoso, antiinflamatorio, antiséptico y ligeramente antibacteriano, antivírico y fungicida.

Indicaciones

Uso interno

  • Bebida regularmente en infusión, purifica la sangre (por lo que sirve para tratar el acné y la psoriasis).
  • Favorece el buen funcionamiento del hígado, ayudando a aliviar las digestiones pesadas y el cólico biliar.
  • También cura las úlceras estomacales, debido a su poder cicatrizante.
  • Puede usarse para regular las menstruaciones, combatiendo las amenorreas y las dismenorreas, debido a su efecto emenagogo, además de poseer cierta actividad de tipo estrogénico.
  • Existe un extracto orgánico de caléndula para tratar el virus del SIDA.

Uso externo

  • La caléndula, y en especial su aceite, es excelente para tratar y calmar las pieles delicadas, enrojecidas o inflamadas, aliviando irritaciones, cortes, rozaduras, sarpullidos, picaduras de insectos, quemaduras leves o solares, ulceraciones dérmicas, eccemas, psoriasis, sarna, tiña, herpes y acné.
  • La caléndula se considera un remedio tradicional para aliviar la dermatitis del pañal en los bebés; además trata la mastitis.
  • Combate las quemaduras que produce la radioterapia.
  • Aplicando un emplasto de hojas machacadas de caléndula, se pueden eliminar las verrugas víricas.
  • Por su acción antibiótica y antiinflamatoria trata la conjuntivitis y los orzuelos (en estos casos, se suele aplicar la infusión de la planta a modo de colirio o compresas).
  • Combate problemas bucales, como úlceras, llagas y gingivitis, así como infecciones de garganta. Mediante gargarismos con las flores, los mucílagos de estas de adhieren al tejido bucofaríngeo, suavizándolo, y aliviando la inflamación.
  • También alivia las infecciones vaginales, como vaginitis y candidiasis vaginal (mediante irrigaciones). Y es útil en caso de hongos en las uñas. Ayuda a calmar las hemorroides, si se realiza un baño de asiento con su infusión.
  • La flor de la caléndula es muy empleada por la industria cosmética, especialmente indicada para pieles sensibles, y aparece con frecuencia como ingrediente de jabones, cremas, lociones aftersun y post-depilación y pastas dentales. Estimula la producción de colágeno y la regeneración celular (por lo que combate estrías, cicatrices y manchas en la piel) y prolonga el bronceado.
  • El aceite de caléndula, además, proporciona brillo al cabello, y alivia el picor del cuero cabelludo.

Forma de administración

Uso interno
La caléndula puede tomarse en infusión, tintura o extracto fluido.

Uso externo
Por vía tópica:
su administración más habitual y práctica es en forma de aceite o pomada que la contiene, pero también puede usarse la infusión o la tintura, en compresas, o para realizar lavados o gargarismos. También se pueden aplicar emplastos o cataplasmas con las flores y hojas de la planta. Para preparar aceite de caléndula debemos recolectar las flores y dejarlas secar durante 2 semanas para que se evapore el agua. Una vez secas, las ponemos en un bote hasta llenarlo a la mitad y luego añadimos aceite de almendras hasta cubrir todo el bote. Dejamos el bote en un lugar oscuro y seco, unas 3 semanas (durante las cuales, lo agitaremos a diario). Y pasado este tiempo lo colamos y guardamos en un recipiente hermético.

Precauciones

La planta fresca puede producir dermatitis de contacto.

Contraindicaciones

Su uso interno está contraindicado durante el embarazo y la lactancia.

¿Sabías qué?

Los pétalos de la caléndula son comestibles y en los últimos años se ha popularizado su uso en ensaladas y otros platos. Tradicionalmente, se ha usado en la cocina como azafrán del pobre, para dar color y sabor.  También se usaba para teñir el cabello rubio o castaño. Se dice que si sus flores se esparcen bajo la cama, te protegen del mal y consiguen que tus sueños se hagan realidad. Y que si llevas una flor de caléndula en el bolsillo la justicia te dará la razón.

Compra caléndula en nuestra web.

Share.

About Author

Diplomada en naturopatía