Me gusta “prevenir antes que lamentar” y esto incluye que en cualquier viaje, por corto que sea, llevo un pequeño arsenal de remedios por lo que pueda ocurrir y, la verdad, es que rara es la vez que no he utilizado alguno de ellos, en mí o en alguien de mi entorno.

Extracto de Semilla de Pomelo (ESP)
El extracto de semilla de pomelo es un indispensable, ya que lo puedes utilizar para limpiar una herida o un vegetal. Es un agente bactericida muy bueno. Unas gotas sobre la herida o unas gotas en un recipiente con agua para lavar fruta o verdura.

Cobre
Llamado “San Cobre” para los que usamos Oligoterapia, ya que alivia cualquier infección del tipo que sea, de garganta o de tripa. Se usa una ínfima cantidad de cobre y puede ser en líquido; en ampollas; o en gránulos. Supongo que habrá más, pero estos son los que yo he probado y recomendado.

Jengibre
Es ideal para los mareos. Si vas a viajar en barco, pruébalo, verás que alivia. Mejora la sensación de náuseas y vómitos. Puedes llevarte un trozo de raíz, en comprimidos o deshidratado, que también pueden tomar los niños. Puedes masticar la raíz pelada directamente o tomarla en infusión. El jengibre ha sido utilizado desde hace miles de años para problemas digestivos y respiratorios en Medicina Tradicional China, es una raíz muy interesante.

Kuzu
Si no lo conoces, el kuzu es un polvo blanco que disuelto y luego calentado, ha de hervir un par de minutos hasta disolverse, es muy eficaz para parar una diarrea y calmar un dolor de tripa. También sirve para evitar la típica “resaca”.

Probióticos
Si vas a ir a un país oriental o tropical, sería buena idea preparar tu intestino para los cambios climáticos y gastronómicos. Conviene que 3 ó 4 días antes del viaje comiences con un probiótico y que continúes otros 4 días más.

Clavo en especia
¡Pues sí! Mete en tu botiquín unos cuantos “clavitos”, no ocupan casi nada y si te atormenta un dolor de muelas, que todo es posible, conseguirás paliar esa molestia tan incómoda metiéndote un clavo en la boca  y dejándolo un buen rato. Verás como se duerme gracias a su efecto anestesia y te deja disfrutar del viaje.

Magnesio
Puedes incluir Magnesio de oligoterapia, como el Cobre, o en comprimidos. Si te agotas, ayuda a soportar la fatiga, también a las rampas o calambres. Colabora a que funcione bien tu intestino en caso de estreñimiento. Además es una buena ayuda si te duele la cabeza.

Enzimas
Para mejorar la digestión si las tomas con comida. Si tienes algún dolor muscular, las enzimas son ideales tomadas 30’ antes o 90’ después de comer. La acción es diferente como ves. Hay probióticos con enzimas, doble uso muy recomendado para digestiones difíciles.

Aceite de coco
Es un poco pesado de llevar por el tamaño y has de vigilar que no se derrame porque pringaría bastante, pero compensa, ya que el aceite de coco es un multi-uso.

  • para la piel, como bronceador/protector (vigilando no pasarse) e hidratante
  • para el pelo, además queda muy bien usado como gomina
  • para limpiarte la boca y encías, el famoso “oil pulling” que puso de moda Gwyneth Paltrow
  • para añadir a una infusión
  • para mezclar con frutas y hacer un postre más consistente
  • para cocinar

Aceite esencial de Lavanda
Además de su limpio y refrescante olor, el aceite esencial de lavanda sirve como: calmante, antidepresivo, hipotensor y cicatrizante. Además es muy bueno para ahuyentar insectos y como alivio de sus picaduras.

Resumen

  • Dolor de tripa, diarrea: kuzu, probiótico
  • Dolor de garganta: oligoelemento cobre
  • Dolor muscular: enzimas (fuera de comida)
  • Dolor de muelas: clavo de olor
  • Dolor de cabeza: una ampolla de magnesio
  • Digestiones difíciles: enzimas (con la comida), kuzú, jengibre
  • Estreñimiento: magnesio, probiótico y ejercicio para activar
  • Heridas pequeñas: extracto de semilla de pomelo
  • Mareo: jengibre
  • Picaduras de mosquito: aceite esencial de lavanda. Hielo es otra solución
  • Limpiar vegetales: extracto de semilla de pomelo
  • Resfriado: una ampolla de cobre nada más notar los primeros síntomas

Estos productos son sugerencias que podrás aprovechar en función del viaje que planees, aunque  no sustituyen en ningún caso las exigencias médicas del país de destino, ni las recomendaciones de tu profesional de la salud.

Os deseo unas buenas vacaciones llenas de salud!!

 

Share.

About Author

Dietista Integrativa