Muchas parejas se encuentran con dificultades para concebir cuando deciden tener un bebé. Por esta razón queremos recomendar alimentación para favorecer la fertilidad. Mediante pruebas médicas se puede determinar si hay alguna alteración hormonal en la mujer y se valora la calidad del esperma con un seminograma. En algunas ocasiones las pruebas salen todas correctas, pero aún así el embarazo no llega.

Pocas parejas se preparan de manera consciente para ampliar la familia. La llegada de un bebé supone un cambio radical en nuestras vidas a muchos niveles y la preparación física, mental y emocional es básica.

Hay  ciertos factores que influyen negativamente en la fertilidad como la edad avanzada de los padres (hay un declive en las mujeres a partir de los 35 años), el estrés crónico, los bloqueos emocionales, el contacto con tóxicos, ciertas enfermedades como la celiaquía o la sensibilidad al gluten no celíaca, y en general la mala alimentación y estilo de vida. Es importante conocer cuál es la alimentación para favorecer la fertilidad.

Dieta limpia

Muchas veces es más importante lo que dejamos de consumir que lo que podemos incorporar en la dieta. Hablamos de dieta limpia sobretodo porque se trata de:

  • Eliminar el alcohol, el tabaco u otras drogas.
  • Evitar pesticidas y tóxicos persistentes de alimentos, cosmética, higiene personal y del hogar. Para ello nos decantaremos por productos de producción ecológica.
  • Evitar procesados y refinados.
  • Priorizar vegetales, frutas ecológicas y comida real en general: cereal integral, legumbres, semillas, frutos secos y proteína de calidad (carne y huevos ecológicos y pescado salvaje).

Nutrientes importantes para la fertilidad

Vamos a profundizar en los alimentos y nutrientes clave que nos ayudarán a llevar una alimentación saludable y que favorecerán la fertilidad. Así conseguiremos que la futura mamá goce de una buena salud durante el embarazo.

-Betacarotenos:  necesarios para la producción de progesterona y el desarrollo de la placenta. Está presente en alimentos anaranjados como la zanahoria, la calabaza, el melocotón o el albaricoque.

-Folatos: quizás es el nutriente más conocido para la fertilidad y el embarazo. Lo encontramos en la verdura de hoja verde, cereal integral o legumbres. Además de los alimentos, es importante tomar un suplemento prenatal con ácido fólico desde 3 meses antes del embarazo.

-B12: vitamina necesaria para la síntesis de ADN y la creación de células nuevas. Está presente en la proteína animal como los huevos, la carne o el pescado.

-Vitamina E: es la vitamina de fertilidad porque mejora la ovulación y el esperma. Así que es muy importante consumir frutos secos y aceite de oliva o de semillas.

-Selenio: aumenta la calidad del esperma cuando se toma junto con la vitamina E. Presente en las nueces de brasil, cereal integral o las algas.

-Magnesio: su carencia se relaciona con infertilidad femenina, riesgo de aborto o eyaculación precoz en hombres. Los frutos secos y las semillas son ricas en este mineral.

-Zinc: regula el sistema reproductor masculino y femenino. Lo encontramos en marisco, calabaza, pescado o huevo.

-Vitamina D: niveles bajos dificultan la implantación del óvulo. Es recomendable tomar 20 minutos de sol al día para sintetizarla. También está presente en huevos, lácteos o pescado azul.

-Omega 3:  especialmente el DHA, es necesario para el desarrollo del óvulo. Durante el embarazo también es muy importante para el desarrollo del cerebro y sistema nervioso del feto. Consume pescado azul pequeño dos o tres veces a la semana y semillas de chía o de lino molidas.

Hábitos

El estilo de vida va más allá de la alimentación. Es importante: descanso suficiente, gestión del estrés y de las emociones, practicar ejercicio físico, contacto con la naturaleza, el sol, respirar y por supuesto tener relaciones sexuales. Mientras más saludables sean tus hábitos más probable es que quedes embarazada.

 

Share.

About Author

Periodista y Dietista Integrativa