La alcachofera es una planta que podemos encontrar prácticamente en todo el mundo. Se le conocen propiedades diuréticas y digestivas y también previene el estreñimiento. Además tiene efecto colerético ayudando a combatir el colesterol y los triglicéridos. A nivel externo, puede ser usada como colirio natural contra la sequedad ocular.

Diferentes nombres

La alcachofera también es conocida como alcachofa o alcaucil. Su nombre científico es cynara scolymus (el término ‘cynara’ deriva del latín y significa “de ceniza” en referencia al color ceniciento de las hojas, mientras que ‘scolymus’ es el vocablo griego utilizado para designar a las plantas espinosas).

Tipo de planta

Pertenece a la extensa familia de las compuestas o asteráceas.

Origen e historia

La especie salvaje (cynara cardunculus) es originaria de la zona oriental de África (Etiopia) y se extendió ya en tiempos muy remotos por toda la cuenca mediterránea; sin embargo, su cultivo desde la Antigüedad dio lugar a la especie doméstica, que es mejor desde un punto de vista fitoterapéutico. Esta planta ya era conocida por los antiguos griegos y romanos, que la trajeron de Egipto. Los árabes la introdujeron en España, donde legaron su nombre (que procede del árabe al-kharshûf). Italia, junto con España, fue el primer país en cultivarla. De hecho, fueron los horticultores italianos del siglo XV los que mediante la selección de alcachofas silvestres, obtuvieron, la actual alcachofa. Ésta era uno de los alimentos preferidos por los Médici. Y fue precisamente una Médici, quien introdujo esta planta en Francia, al contraer matrimonio con el rey Enrique II. En aquella época se consideraba a la alcachofa un manjar de ricos, además de afrodisíaca. Y el líquido resultante de hervir sus hojas fue llamado hasta el siglo XVIII, el elixir de la juventud. Los colonos españoles y franceses la introdujeron en América. La alcachofa es tan popular en Italia, que a día de hoy, este país sigue siendo el mayor productor de esta planta en todo el mundo.

Hábitat

Actualmente podemos encontrar esta planta en todo el mundo, pero sus principales productores se encuentran en el sur de Europa (España, Italia, Francia, Grecia), norte de África (Egipto, Marruecos, Argelia), América (Perú, Argentina, California) y China.

Principios activos

Aunque se consume la flor como alimento, sus propiedades terapéuticas se encuentran en sus hojas, recogidas preferentemente en su primer año o al final de la floración. Contiene ácidos fenólicos, como la cinarina (el principio activo más interesante de la alcachofera, al que se le debe su acción colerética), el ácido cafeico y el ácido clorogénico. También está compuesta de lactonas sesquiterpénicas, que le confieren el sabor amargo a la planta, entre las que destaca la cinaropicrina, cuya concentración es mayor en las partes verdes de la planta, antes de la floración y durante la maduración del fruto. Además, contiene flavonoides derivados de la luteolina (como el cinarósido, el escolimósido y el cinaratriósido), responsables del ennegrecimiento de la alcachofa en contacto con el aire; ácidos orgánicos (ácidos cítrico, láctico, málico, glicérico), enzimas (ascorbinasa y oxidasa), sales minerales (especialmente de potasio, de calcio, de fósforo y de magnesio), varias vitaminas del grupo B (B1, B3, B6), inulina y mucílagos.

Propiedades

Las hojas de alcachofera son hepatoprotectoras, colagogas, coleréticas, aperitivas, digestivas, diuréticas, depurativas, desintoxicantes, hipocolesterolemiantes e hipoglucemiantes.

Indicaciones

  • A nivel interno, la alcachofera protege el hígado y ayuda a su recuperación, por lo que está indicada en caso de hepatitis, ictericia o hígado graso. Al aumentar la secreción biliar, es especialmente útil en el caso de congestión o hígado perezoso, mala digestión de las grasas y colelitiasis (piedras en la vesícula).
  • Es digestiva y estimula el apetito y los movimientos intestinales, por lo que está indicada en caso de inapetencia o anorexia, digestiones pesadas, flatulencia y estreñimiento.
  • Debido a su efecto colerético (estimula la producción de bilis y la expulsión de las grasas a través de ella) combate el colesterol y los triglicéridos.
  • Gracias a su contenido en inulina, previene y ayuda a combatir la diabetes.
  • Por sus propiedades diuréticas, es recomendable en caso de ácido úrico, artritis y gota. Su actividad colerética, depurativa y diurética convierten a la alcachofera en una planta excelente y muy recomendable para las dietas de adelgazamiento.
  • Al depurar el organismo, está indicada para problemas de la piel como el acné, eccema o dermatitis.
  • A nivel externo, la alcachofera es una buena planta para la salud ocular, ya que fortalece los ojos y combate su sequedad.

Forma de administración

Por vía interna, puede tomarse en infusión, tintura, extracto fluido, cápsulas o comprimidos. Por vía externa, se usa en infusión para preparar compresas o colirios, para los ojos.

Precauciones

Es una planta muy segura. No se recomienda su uso durante la lactancia, ya que su sabor amargo se transmite a la leche materna, por lo que ésta podría ser rechazada por el niño. Además, se cree que puede reducir la producción de leche.

Contraindicaciones

Está contraindicada durante el embarazo, ya que no está demostrada su seguridad en este caso. También está contraindicada en caso de obstrucción de los conductos biliares (ya que la alcachofera moviliza los cálculos y si su salida está obstruida, producirá un doloroso cólico).

Sabías que…

La alcachofera es el ingrediente principal del famoso licor aperitivo Cynar; se trata de un licor italiano con sabor amargo y con un toque dulce al final.También se emplean las hojas de alcachofera en la elaboración de una cerveza artesana llamada Badum, hecha en Peñíscola (Castellón), a base de alcachofas cultivadas en el pueblo de Benicarló, famoso por su fiesta de la alcachofa. Sus flores, como las del cardo, contienen el fermento “lab” (conjunto de 3 enzimas: pepsina, quimosina y paraquimosina) que sirve como cuajo de la leche para la elaboración de quesos. Dichos quesos reciben el calificativo de queso de flor, por ejemplo, el “queso de flor de Guía” de Gran Canaria. Los extractos de los tejidos finos de esta planta se utilizan como ingrediente de varios productos de cosmética como tónicos o lociones astringentes para limpiar y refrescar el cutis o para fortalecer el cabello. El famoso escritor chileno Pablo Neruda le dedicó una oda a la alcachofa, que aparece incluida en su obra ‘Odas elementales’ (1945), y empieza así: “la alcachofa de tierno corazón se vistió de guerrero, erecta, construyó una pequeña cúpula, se mantuvo impermeable bajo sus escamas (…)”

Puedes comprar alcachofera en nuestra web.

Share.

About Author

Diplomada en naturopatía