El ajo es uno de esos alimentos con maravillosas propiedades para la salud y que, por suerte, forma parte de nuestro día a día aunque quizá no le prestemos la suficiente atención.

El uso de esta planta medicinal se remonta hace 5.000 años con los egipcios. Hay documentos gráficos que prueban que este pueblo ya conocía los beneficios del ajo y que se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para que tuvieran más energía y vitalidad. Durante el imperio romano, como los gladiadores tenían muchos combates era habitual darles ajo para tener más fuerza y beneficiarse de todas sus propiedades. Finalmente, los griegos también ofrecían este ‘’milagroso’’ alimento a sus atletas como reconstituyente.
 

El ajo, alimento medicinal

 
Los beneficios del ajo son muy elevados, pero a grandes rasgos se pueden clasificar en tres grupos: beneficios cardiovasculares, inmunológicos y de detoxificación y protección hepática.

Propiedades relacionadas con la salud cardiovascular:

  • Ayuda a normalizar la tensión, es decir que si la tienes alta la disminuye y si la tienes por debajo de lo normal te la sube.
  • Ayuda a mantener la salud del corazón.
  • Mejora la circulación.
  • Contribuye a mantener la salud cardiovascular.

Propiedades relacionadas con el sistema inmunológico:

  • Tiene un potente efecto antioxidante.
  • Es antifúngico y antiviral.
  • Fortalece y refuerza el sistema inmune.

Beneficios de detoxificación y protección hepática:

  • Ayudar a destruir el exceso de radicales libres que genera nuestro organismo.
  • Ayudar a depurar el hígado.
  • Contrarresta los efectos negativos que puede provocar el estrés en nuestra salud.

 

El ajo premium

 
El ajo es uno de los productos de fitoterapia más vendidos del mundo, pero el problema con el que se encuentra mucha gente es que al consumirlo desprende mal olor. Esto es debido a que sus componentes se eliminan a través del sudor, con lo que es habitual que los consumidores de ajo tengan un olor muy particular. También es difícil de digerir y puede provocar acidez e irritación.

La buena noticia es que hay un ajo, conocido como ajo añejado, que no repite ni provoca olor gracias a su meticuloso proceso de elaboración. Este ajo procede de cultivos ecológicos (sin fertilizantes químicos, pesticidas ni herbicidas) y se añeja durante un período de hasta 20 meses, aumentando sus propiedades beneficiosas y eliminando el olor y sus componentes irritantes.

Este tipo de ajo lo podemos encontrar en complementos como el Kyolic Forte que está formulado a base de ajo añejado y que, como decíamos, no repite y no produce olor ni acidez.

¡Llévate solo lo mejor del ajo!

Share.

About Author

Titulado en Naturopatía, Kinesiología Holística y Reflexología

Leave A Reply