Aceites esenciales, todo lo que no sabías

Los aceites esenciales se utilizan desde las civilizaciones antiguas. En Egipto su uso era común en rituales, templos y para preparar el ajuar funerario de los faraones. Actualmente tienen una gran utilidad en aromaterapia donde se utilizan por sus beneficios terapéuticos.


¿Qué son los aceites esenciales?

Las plantas producen una sustancia que les sirve para protegerse de enfermedades, insectos dañinos o para atraer a otros beneficiosos para ellas. Esa sustancia o esencia supone un 1% de la planta y es la necesaria para formar un aceite esencial.

La técnica más utilizada para obtener un aceite esencial es la destilación por arrastre de vapor de agua y para realizarla se necesita una gran cantidad de plantas.


Para producir un litro de aceite esencial de lavanda se necesitan 250 kg de flores

Al tener una concentración elevada son muy potentes y cuando los utilicemos con una pequeña dosis será suficiente.
Para conservarlos, hay que guardarlos siempre en su envase opaco y cerrado porque son sustancias muy volátiles y se pueden deteriorar con facilidad.


¿Qué es un quimiotipo?

Un aceite esencial en su composición tiene diferentes principios activos, su variedad depende del lugar de recogida de la planta, la estación del año, el tipo de suelo o la especie entre otros.

El quimiotipo ayuda a clasificar las plantas designando la molécula que se encuentra en mayor cantidad en su composición. Además, pueden variar las propiedades y el tipo de aplicación entre un quimiotipo y otro.  

Un ejemplo es la diferencia entre dos tipos de aceites esenciales de romero: romero QT cineol con beneficios para el aparato respiratorio y romero QT verbenona que ayuda a la depuración del organismo.


Usos y aplicaciones

Las formas más habituales de aplicación son las siguientes:

Vía tópica

Se utilizan en masajes haciendo una dilución en aceite o cremas, no deben aplicarse directamente en la piel.

Sus propiedades son muy variadas, se pueden usar como relajantes, para tratar problemas musculares o como calmantes entre otros.

Vía oral

La mayoría de aceites no se pueden ingerir aunque en algunos casos y bajo supervisión de un terapeuta, se pueden diluir en miel o poner unas gotas en un azucarillo.

Vía respiratoria

Es la forma de uso más habitual, sólo necesitamos un difusor y añadir unas gotas para disfrutar de las esencias.

Las esencias al ser inhaladas pasan a nuestro cerebro conectando con el sistema límbico, el área donde se encuentran las emociones. En aromaterapia se utilizan para equilibrar las emociones y el estado de ánimo, además de mejorar la salud física.

Algunos ejemplos de uso son: ayudar a la relajación, favorecer la concentración y también en gripe o resfriados entre otros.


Precauciones

Es importante remarcar que antes de utilizarlos hay que tener en cuenta una serie de precauciones. Todas las personas no los pueden usar y en algunos casos está contraindicado su uso:

  • La mayoría de aceites esenciales deben evitarse durante el embarazo y la lactancia. Para evitar efectos adversos se aconseja la recomendación de un profesional.
  • Tampoco se aconseja su uso en bebés y niños, además hay que mantenerlos fuera de su alcance porque una ingestión accidental puede producir intoxicaciones graves.
  • No se deben aplicar directamente en la piel porque pueden producir irritación o reacciones alérgicas. Para aplicarlos hay que diluirlos en un aceite vegetal.
  • Tampoco hay que ingerirlos sin diluir por ser muy potentes y tóxicos. Bajo la recomendación de un profesional se podrán tomar diluidos y a dosis muy bajas.
  • Hay que evitar el contacto con los ojos, mucosas y heridas abiertas.
  • No están recomendados en caso de sufrir epilepsia debido a que los aceites actúan a nivel cerebral.
  • Algunas personas tienen hipersensibilidad a los aceites esenciales, el olor o el contacto con la piel pueden provocar irritación, quemazón u otros síntomas.
  • Algunos aceites esenciales de cítricos son fotosensibilizantes y
    si tomamos el sol después de aplicarlos pueden producir manchas en la piel o quemaduras.
  • Están contraindicados en caso de tomar medicación, es recomendable consultar con el médico antes de hacer un tratamiento.


En Naturitas recomendamos el uso de aceites esenciales ecológicos para asegurarnos que ofrecen las máximas garantías de eficacia y calidad.