El Ghee es la grasa de la mantequilla a la que se le ha quitado, en un proceso bastante fácil de elaborar, el azúcar de la leche (lactosa), la proteína de la leche (caseína) y el agua. Así que es 99,5% grasa, mezcla de saturadas en su mayor parte, con monoinsaturadas y poliinsaturadas pero de muy buena calidad como veréis.

La medicina ayurvédica recomienda el Ghee en cualquiera de sus terapias. Se dice que es “tridoshico” ya que sirve para los 3 doshas: vata, pitta y kapha. En la India es super conocido, también en África; aquí va entrando poco a poco debido a la difusión y a su excelente sabor. Parece que el que más propiedades tiene es el de leche de vaca, pero puede hacerse con leche de cabra, oveja, o búfala. Se conserva sin refrigerar durante varios meses, cualidad más que interesante.

Propiedades del Ghee

Este “oro líquido” o “elixir dorado” contiene nutrientes importantes, difíciles de encontrar juntos. Por cada 100 gramos de Ghee, según la USDA (United States Department of Agriculture), contiene:

  • Vitamina A (retinol) 824 microgramos: para la vista, tejidos, sistema inmune, etc.
  • Colina 22 mg: para funcionamiento cardiovascular.
  • Ácido butírico 3.226 gr

Además el Ghee contiene CLA (ácido linoleico conjugado), vitamina K1 (filoquinona), betacarotenos, que le proporcionan el color dorado, y vitamina E.

El nombre del ácido butírico proviene del latín butyrum, en inglés butter. Se encuentra en la grasa de la mantequilla, es el responsable de su olor y del sabor cuando se pone rancia. Merece una mención especial por sus beneficios en el intestino grueso, el colon, ya que es un potente antiinflamatorio, estimula el sistema inmunitario e incrementa la longitud de las vellosidades intestinales, aumentando la absorción de nutrientes, además de reducir la permeabilidad intestinal.

Nuestra microbiota (también conocida como microflora intestinal) fabrica ácido butírico, también llamado butirato, a partir de la fermentación de fibra. Si por alguna razón no se puede generar este ácido (debido a un problema intestinal, a la poca ingesta de verduras y almidón, o se han tomado antibióticos), el Ghee es una fuente disponible.

Usos del Ghee

  • Como utilizarías una mantequilla, sobre una rebanada de pan o para cocinar dulces, carne o pescado, ya que su punto de oxidación es alto.
  • De forma terapéutica puedes añadir una cucharada en tu bebida o en agua templada con limón en ayunas. Te ayudará con el estreñimiento de la misma forma que lo hace el aceite de oliva virgen extra.
  • Con frutos rojos (arándanos, frambuesas, grosellas, etc.)
  • Hidratante de cara y cuerpo.
  • Un básico de la dieta paleo.
  • Mezclado a partes iguales con el aceite de coco virgen orgánico.

Resumen

  • El Ghee es tan bueno como la mantequilla de la que procede.
  • Ojo con un tipo de Ghee llamado vanaspati ghee o ghee vegetal, ya que está elaborado con aceites vegetales que pueden contener entre el 14 y el 40% de grasas trans, que son las que hay que evitar.
  • Es una gran ayuda para el intestino grueso (colon) y para nuestra salud en general.
  • Como curiosidad, en la gastronomía árabe hacen Ghee con leche de cordero, se llama smen, sman y/o semnéh, y es ingrediente fundamental del cuscús marroquí, también usado para tajín.

Os animo a que probéis el Ghee y sus múltiples usos. ¡Salud!

Share.

About Author

Dietista Integrativa